Jornada de escándalo

Una jornada que estará marcada como uno de los más grandes escándalos dentro de nuestro futbol mexicano.

Una jornada que estará marcada como uno de los más grandes escándalos dentro de nuestro futbol mexicano, debido a los bochornosos sucesos que aparecieron en dos estadios. Uno de ellos nada nuevo ya que fue obra de una barra brava (contra lo que se está luchando), destruyó una parte donde fueron ubicados para apoyar a su equipo. En lugar de ello, algunos pseudo aficionados, destruyeron las butacas casi nuevas que se pusieron en el estadio Cuauhtémoc de Puebla. Por fortuna la comisión disciplinaria actúa en forma pronta y expedita dando una ejemplar sanción a este grupo de animación del equipo de Monterrey, para evitar a toda costa que esta gente regrese a cualquier estadio cuando su equipo sea visitante, para que continue siendo el futbol de carácter familiar y no de un grupo mínimo de individuos que obviamente no quieren este deporte.

Otra situación más grave ocurrió en Veracruz, por fortuna no por los grupos de animación, pero lo lamentable porque la hizo el dueño de los tiburones rojos de Veracruz, Fidel Kuri, quien además es Diputado federal. Si se ha censurado hasta el cansancio a la violencia, lo grave es que un socio del futbol sea quien la propicie además de fomentarla, ya que este personaje (que no es la primera vez que realiza estos actos de gángster), juntos con sus guaruras, además de un líder sindical (que está acostumbrado a golpear en montón), tuvieron la osadía de agredir físicamente a una persona que estaba realizando una labor, Edgardo Codesal, (asesor de los árbitros del partido Veracruz VS León). Sin importarles que hubiera niños, mujeres y familias completas hicieron estos actos de cobardía; además de agresores, los guaruras le robaron el aparato electrónico al asesor de árbitros, este personaje, Kuri, estaba tan fuera de sí que hasta su hijo tuvo que soportar la violencia de su padre (ya que fue abofeteado), por haberse metido para intentar controlar a estos energúmenos, quienes de verdad son los que le hacen un daño terrible a nuestro futbol. Una verdadera vergüenza que estos personajes sean parte de nuestro futbol.

Mención aparte merece el técnico de este equipo que en los últimos juegos se ha cansado de evadir su responsabilidad, al acusar a los árbitros de sus malos resultados, ahora no obstante la situación hablo de cuestiones personales con el señor Codesal, cuando ambos durante el Mundial pasado de Brasil trabajaron juntos para TDN, hablando todos los días, saludándose como lo hacen los sudamericanos (beso en la mejilla cada vez que se veían), y ahora se hace la víctima aduciendo una situación que solo existe en su imaginación. acusando y dudando del futbol mexicano, este personaje se cree muy importante, lo cual les Confieso como ex árbitro que dentro del seno arbitral tiene el mismo respeto que todos los demás entrenadores, nadie se ocupa de él en lo más mínimo, así que quiere hacerse la víctima preparando el camino para irse sin pena ni gloria, cuando la soberbia lo nubla, ya que Veracruz logro en un año 55 puntos que los mantiene alejado de la zona de cocientes. Además, por vez primera en su historia ha clasificado dos veces continuas a la Liguilla. Por lo que insisto que este técnico sigue queriendo deslindarse de su responsabilidad, no aceptando la superioridad del adversario.

La semana anterior, el profesor Enrique Meza dio una muestra de humildad y conocimiento del futbol, aceptando la responsabilidad que le corresponde, cuando le preguntaron en referencia al arbitraje, que recordaras amigo seguidor de Mediotiempo.com, el penal que le indicaron a Monarcas donde la falta se produjo fuera del área y se sancionó penal. Dos técnicos con experiencia pero con actitudes totalmente opuestas.

Una jornada que tuvo grandes partidos con goles y emociones a granel, desafortunadamente el arbitraje sigue con muchos problemas a la hora de calificar muchas acciones, la entrada con fuerza excesiva que le propinó Kaneman a Sambueza es de tarjeta roja, no la vio el árbitro en turno por estar muy mal ubicado, siendo tapada su visión por Oswaldo Martinez, después dejó en la cancha a Kanemann, Baloy y Bergessio, solo expulsó a Arroyo (bien ganada la tarjeta roja).

En casi todos los partidos, hubo decisiones erróneas de ls árbitros algunas de ellas influyeron en el resultado final. Se tiene que trabajar fuerte para recomponer el camino que viene de mucho tiempo atrás estas complicaciones.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas