Del triunfo Dorado, a la mejoría arbitral

Se fue casi la mitad del Torneo Clausura 2016 en donde por fin ganaron los Dorados de Sinaloa, parece un poco tarde, sin embargo siguen luchando por conservar la categoría.

Se fue casi la mitad del Torneo Clausura 2016 en donde por fin ganaron los Dorados de Sinaloa, parece un poco tarde, sin embargo siguen luchando por conservar la categoría, difícil mas no imposible ya que aún quedan 27 puntos por disputarse para este equipo.

Solo dos conjuntos no saben lo que es ganar en el torneo como los Tiburones Rojos del Veracruz y las Chivas rayadas del Guadalajara, estos equipos siguen en zona de descenso, ya que los jarochos fueron superados en ese rubro por La Franja del Puebla que cada vez se ve mucho mejor alejándose de este situación tan complicada.

Las Águilas del América de nueva cuenta sufrieron un par de expulsiones más, para tomar otra vez el liderato de equipo con más jugadores expulsados, por diferentes circunstancias que les han costado los partidos, en esta ocasión cayeron con un estrepitoso 4-1, ante unos Tigres que en el primer tiempo no habían tenido la posesión del balón como están acostumbrados. América los había controlado en todos los espacios del terreno de juego, pero a partir de la expulsión de Pablo Aguilar los felinos fueron contundentes, para que en menos de 10 minutos le endilgaran tres tantos más. Sí está bien que se juegue con mucha intensidad, pero en ocasiones se infringen las reglas, por lo que los árbitros actúan en consecuencia.

Me llamó la atención la actitud de William Da Silva que con los Gallos Blancos no reaccionaba de esta forma, la presión que tiene el América es muy diferente a la del resto de los conjuntos.

Las Chivas no aprovecharon de nueva cuenta la superioridad numérica de su adversario para conseguir por vez primera tres puntos en un partido, ya que se le agrupan muy bien atrás, costándoles trabajo abrir a las defensivas e incluso se falló un penal por parte de Omar Bravo que pudo significar la ventaja, probablemente el triunfo, la presión está haciendo mucha merma en el rendimiento de los jugadores de este equipo e incluso con los jugadores más experimentados.

En el tema arbitral me parece que se mejoró en varios aspectos, los jóvenes silbantes están sacando la cara por el arbitraje. Como los casos de Eduardo Galván que con un gran despliegue físico le permite estar cerca de las acciones para tomar las decisiones adecuadas, estuvo en León mostrando gran consistencia para el desarrollo de su partido.

En Torreón, Marco Antonio Ortiz tomó dos decisiones trascendentes en el juego, la primera de ellas un penal en favor de Puebla por una zancadilla que sufrió el delantero de La Franja. En el minuto 25 expulsó muy bien a Francisco Torres de los camoteros por una entrada con fuerza excesiva sobre Javier Orozco.

Fernando Hernández Gómez participó en el encuentro de Monarcas contra Querétaro en donde hizo lo propio un buen trabajo, a pesar de las absurdas críticas que algunos personajes hacen ahora.

Cada vez se critica y se cuestiona de sobre manera el trabajo de los silbantes; lo comentó en forma atinada en Profesor Enrique Meza: "a los silbantes no los dejamos hacer su trabajo, todo el tiempo como entrenadores les estamos reclamando cualquier decisión que sea en contra nuestra", lo cual es muy cierto.

Hubo otro que dijo que cualquier falta se amonestaba y que no estaba bien, otro más juzgó que el gol del empate que le hicieron fue un regalo del árbitro aduciendo que del saque de esquina que se derivó el gol no había sido.

Cada vez los pretextos son mucho más marcados con el arbitraje.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas