Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
calderon

El Insólito debut de Luis Miguel Barberena

Sábado 19 de Enero del 2013

  • Barberena con Roca y después de su operación. (Foto: Carlos Calderón)
  • El jugador se convirtió en un indiscutible. (Foto: Carlos Calderón)
 

En pocos días, quien fuera un extraordinario defensa del futbol mexicano, Luis Miguel Barberena cumple 6 años de su fallecimiento. Es por esto, que recordándolo, les contaré su insólito debut a la edad de 17 años.

Luis Miguel jugaba en la Liga española, tal vez la mejor liga amateur de nuestro país. Su juego exquisito, su manera tan fina de tratar el balón desde la defensa, llamó la atención de quien en ese momento era el entrenador del América, el Míster José Antonio Roca.

Roca, sin dudarlo, lo invitó a probarse en el América a finales de 1970. Luis Miguel fue del agrado de Guillermo Cañedo, Presidente el club y lo firmaron para ser parte de la reserva. El proceso de un reservista es generalmente largo, pueden pasar varios años para que debute en la Primera División, si es que logra debutar. El caso de Barberena fue diferente.

El 25 de abril de 1971 el América jugaba en contra del Zacatepec. Barberena, como en tantos partidos,  no fue convocado. Él, junto con unos amigos, decidió ir a Zacatepec para presenciar el partido como un aficionado más. El titular Antonio Zamora se lastimó momentos antes de comenzar el encuentro, por lo que Luis Haneine inició el partido.  

Apenas comenzaba el encuentro, cuando Luis sufrió un desgarro. Roca, que vio a Barberena en las tribunas, pidió permiso para que jugara. Luis Miguel era parte del plantel, estaba registrado, pero no aparecía en la lista de suplentes, por lo que el árbitro consultó el reglamento y luego de unos minutos permitió el cambio.

Barberena no lo podía creer. Bajó a los vestidores y ahí le dieron el uniforme de Zamora. Con cinta adhesiva taparon el número y pusieron el nuevo, se puso a calentar apenas unos segundos y entró de cambio por el lesionado Haneine.

El novato de 17 años no solo cumplió, ¡dio un partidazo! Aquella tarde recibió el apodo de “El Chamaco”, mismo que le acompañaría toda la vida.

Dos años después de este debut insólito, Barberena ya era titular indiscutible. Le quitó el puesto a su ídolo Zamora luego de una tremenda bronca en la que Toño fue expulsado y castigado por varios encuentrros. Barberena de apenas 19 años se quedó con la central americanista y Zamora tuvo que emigrar a Puebla.

Campeón de Liga en dos ocasiones, Campeón de Copa y Campeón de Campeones, fue uno de los referentes de la zaga crema en la primera mitad de la década de los setenta. Mancuerna en su momento de Guillermo “Campeón” Hernández y de Miguel Ángel Cornero, fue el maestro de otra gloria del conjunto, Alfredo Tena, quien finalmente le arrebataría el puesto, tal y como le sucedió a él con su maestro Zamora.

Resulta que en un partido en contra del León, en una fuerte jugada, a Barberena se le desprendió el músculo del hueso, por lo que requirió una operación de emergencia. Su alumno más avanzado, Alfredo Tena se fue quedando con el lugar que dejaba su mentor, por lo que luego de 143 partidos abandonó el nido y se fue a jugar al Atlético Español, mientras que Alfredo haría su propia historia llena de triunfos en el América.

Barberena jugaría unos años más a gran nivel, para dedicarse posteriormente a varios negocios particulares. Gran jugador y ser humano, jamás fue expulsado, un caballero dentro y fuera de la cancha, con un toque privilegiado. Luis Miguel Barberena falleció el 8 de febrero del 2007 a la edad de 54 años de edad.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios