calderon

¡Dios!, el niño futbolista

Sábado 16 de Febrero del 2013

  • Hay niños futbolistas de todos los equipos. (Foto: Carlos Calderón)
  • La afición y la fe se unen cada 2 de febrero. (Foto: Carlos Calderón)
  • El Tri es uno de los favoritos para vestir a los niños (Foto: Carlos Calderón)
 

Como muchos mexicanos, el día 2 de febrero, día de la Candelaria, me fui a degustar unos ricos tamales y un atole, tal y como dicta la tradición. Vivo muy cerca del centro de Coyoacán, por lo que aproveché y no solamente fui a la ya conocida Feria del Tamal, sino que vi la romería que se forma afuera de la Iglesia, con familias enteras llevando a  su Niñó Dios vestido para la ocasión.

Esta tradición, que nos viene de España, trata de la presentación de Jesús al templo de Jerusalén, según cuenta el Antiguo Testamento.

Al niño Dios, se le viste, según la usanza, el primer año con un traje blanco, el segundo, de ángel, el tercero, con una bata celestial y el que paga estos trajecitos, es el padrino, quien es el que lo arrulló al iniciarse el 25 de diciembre.

A partir del cuarto año, el Niño se viste como el Santo de la predilección del dueño, y puede ser del Santo niño de Atocha, del Señor de las palomas, San Judas Tadeo, en fin, tal y como uno quiera.

Pues bien, regresando al 2 de febrero, me tocó ver en Coyoacán a varios Niños Dios no vestidos propiamente de santos, sino de futbolistas. ¡Sí! ¡De futbolistas! Lo mismo del América o Guadalajara, que uno del Real Madrid.

Esto, que es curioso para unos y que para algunos católicos puede ser hasta ofensivo, ya tiene su historia.

La primera vez que ocurrió en México, según tengo entendido, a menos que alguien sepa otra cosa, fue en el templo de San Gabriel Arcángel, ubicado en el Barrio de Tacuba, en la ciudad de México.

En la iglesia de este tradicional barrio, se encuentra el Santo Niño de los Milagros, el cual atrae a muchos católicos cada año por los favores que concede, según dicen.

Al Niño, acostumbran cambiarle cada cierto tiempo la indumentaria, vistiéndolo con diferentes ropas, pero respetando que se trata del Santo Niño de los Milagros. Un día, sin embargo, apareció vestido como futbolista. ¡Un niño Dios futbolista!.

Esto tan singular, ocurrió durante el Mundial de Estados Unidos en 1994.

Resulta que una de las más fieles feligreses y devota también de la Selección Mexicana, le pidió al padre José Reyes que la dejara vestir al Santo Niño con el uniforme del Tri, a fin de que le trajera suerte al equipo que dirigía en ese entonces Miguel Mejía Barón.

El Presbítero, no estaba de acuerdo con la idea en un principio, pero al ver que durante los partidos muchos de los asiduos católicos dejaban de ir a misa, finalmente no le pareció tan mala idea y lo autorizó.

Tal fue el éxito, que personas de diferentes lugares de la ciudad y de estados cercanos comenzaron a ir a la iglesia con más regularidad.  Iban a rezarle al niño Dios, para que les concediera la gracia de que el equipo tricolor avanzara a la siguiente ronda.

La magia se rompió cuando la Selección Mexicana fue eliminada por Bulgaria, pero el que parecía un acontecimiento aislado se volvió tradición y cada vez que viene una Copa del Mundo, el Niño Dios de la iglesia de San Gabriel Arcángel, se viste una vez más de futbolista, esperando que ¡Ahora sí! Nos conceda el milagrito…

@CarlosCalderonC



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios