La Pluma del 'Chicken'

Si no me enseñaron mal en las clases de secundaria, un señor de apellido Newton decía que a cada acción corresponde una reacción; pero de verdad hay algunas acciones a las que corresponden mucho más.

Si no me enseñaron mal en las clases de secundaria, un señor de apellido Newton decía que a cada acción corresponde una reacción; pero de verdad hay algunas acciones a las que corresponden mucho más que simples reacciones. A lo largo de la historia se han vivido momentos exóticos que tienen que ver con trofeos. Cómo olvidar cuando en pleno primer mundo se birlaron la Copa Jules Rimet. Fue en Inglaterra, previo al mundial de 1966. Obviamente la policía de aquellos lares se quiso ver bien chicles y hasta al Capitán Britania contrató para recuperar el mentado galardón. Total que el campeonato arrancó y los jugadores no sabían si el que se coronara iba nomás a levantar la manita o mínimo se llevarían el beso de alguna edecán. Al final, un pobre perro que husmeaba en el basurero fue el que encontró la pieza llena de porquería y al desnaturalizado gandul de su dueño, le dieron una lanota (cuando en realidad, el can encontró el botín porque el otro culebra no le daba de comer). Luego, previo al mundial de 2010, unos amigos de lo ajeno se metieron a la sede oficial de la FIFA en Sudáfrica y se apañaron siete réplicas de la copa que al final cargaría Iker Casillas. Bueno, que ahí ya no hubo "fart" porque ya ven que de ese trofeo hicieron más copias que de "Presunto Culpable", sólo que estas se supone que sí eran todas originales. ¡Ah! Pero la chambonada que se aventó Sergio Ramos (no "El Comanche", sino el jugador del Real Madrid) no tuvo precio. Ya todo el mundo sabe que al babotas se le zafó la Copa del Rey en pleno festejo a bordo de su Turibús ibérico y que para colmo de males, el no menos menso del chofer pudo haber visto por el parabrisas caer un cristiano desde lo alto y seguirse de frente. Total que en lugar de Copa del Rey la dejaron como Copa del Jorobado de Notre Dame y los merengues se tuvieron que conformar con una versión pirata para engalanar su archirrepleta sala de glorias. Lo que quizá vale más que el mismo título, son los detalles puntuales del accidente que hoy ya es un suceso épico: 1. De entrada cuando Ramos se vio más tronco que el "Chícharo" Lozano el miércoles ante Libertad y se le escurrió la copota de 15 kilos, no hubo una sola persona que intentara por lo menos meter las manos. Si hasta cuando estamos quitando las arrugas de alguna camisa y vemos que se nos va a caer la plancha ahí vamos de burros a tratar de evitar el fregadazo con todo y que las palmas nos queden como cautín. Pues no, aquí no pasó nada de nada. 2. Inmediatamente después de que se cayó la copa, Sergio Ramos desarrolló un acto de escapismo tan perfecto que ni Chen Kai y El Profesor Zovec juntos lo hubieran igualado, porque paulatinamente se fue agachando y poco a poco desapareció de la escena del crimen. Es como el chamaco que rompe un vidrio con su balón y sale por patas antes de que alguien lo cache.   3. Marcelo, quien era el hombre que estaba justo a un lado de Ramos, se puso a dar de brincos como si tuviera chinches en las nailons y al voltear se dio cuenta de que ya no había trofeo, dejó de brincar un segundo, pero la manita nunca la dejó de agitar, luego regresó a los saltos.   4. Cristiano Ronaldo estaba unos pasos atrás de las acciones, y Benzema se acercó para decirle algo así como "este bruto ya tiró la copa y la acaban de atropellar" a lo que el portugués sólo hizo una mueca y levantó los hombros (como cuando Lucerito se aventó su famoso "¿¿yyyyy??") posteriormente siguió tomando fotos y videos con su celular.   5. No sé qué estuvo más charro, el hecho de la caída del galardón o la respuesta que Ramos puso en su Twitter al día siguiente: "Lo de la copa fue un malentendido, no se cayó...saltó ella cuando llego a Cibeles y vio tantos madridistas..."   Si ya estamos tocando el punto de las redes sociales, algo que no debo dejar de ponderar es la manera en que a todo le ponemos humor. En un par de días he escuchado y leído que la copa se suicidó, que cuando brincó dijo "Si no soy del Barcelona no soy de nadie", que tenían tanto de no cargarla que no sabían cómo hacerlo, que gracias a Ramos ya no se hablaba de la Final de copa, sino del final de la copa, que la tiró porque se la dieron vacía, que según la copa el Madrid es un equipo arrollador, que si no la querían mejor se la hubieran regalado al Cruz Azul y muchas cosas más que seguro ustedes ya se saben y con las que pueden contribuir en su comentario. Mientras tanto, yo sólo puedo brindar un reconocimiento muy especial a uno que otro compadre que después de una buena juerga ha dado el ranazo, pero como todo un profesional, mantuvo siempre la copa en sus manos, ilesa y medio llena.

Carlos “Chicken” Muñoz está al aire de lunes a viernes de 6:00 a 10:00 y los sábados de las 13:00 a las 14:00 horas por 88.9 Noticias. En Twitter: @carloschicken

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas