La 'Cuauhtemiña' en Cuernavaca

Un buen deportista no necesariamente es un buen entrenador, administrador o dirigente deportivo.

Un buen deportista no necesariamente es un buen entrenador, administrador o dirigente deportivo, son trayectorias distintas las que van forjando y conformando las capacidades y las competencias con base a experiencias académicas, profesionales, vivenciales y laborales. Es una vertiente lógica en el que una vez concluída la etapa competitiva se tengan aspiraciones en el ámbito de la administración pública en sus niveles local, estatal y federal y de igual suerte sucede en el campo de los puestos de elección popular.

Me correspondió ser el primer medallista olímpico en obtener un cargo de elección popular y la lista de quienes han legítimamente buscado y encontrado su incorporación a puestos de elección popular por diferentes partidos políticos y distintos gobiernos es múltiple, por citar algunos casos: Raúl González, Ernesto Canto, Mónica Torres, Ivar Sisniega, Felipe Muñoz, Iridia Salazar, Fernando Platas, Víctor Estrada, Tatiana Ortiz, Bernardo Segura, Ana Gabriela Guevara, Jesús Mena, María José Alcalá, Carlos Hermosillo, Jacky Nava, Edgar Navarro y Nely Miranda (paralímpicos muy destacados), entre muchos otros, que provenientes del deporte olímpico y profesional han incursionado en la política.

Cuauhtémoc Blanco indiscutible figura del balompié mexicano ganó sorpresivamente la alcaldía de Cuernavaca, Morelos, en mucho por el hartazgo popular de los partidos políticos y por la indiscutible fama de uno de los jugadores históricos que ha visto en los últimos meses degradar su imagen como consecuencia de la falta de una trayectoria académica, política y social. En la falta de experiencia, asesoramiento y conocimiento darán al traste a un gobierno capital de un Estado que cuenta con los embates del crimen organizado y de los conflictos propios de una conurbación caótica como es Cuernavaca, que paso de ser la ciudad de la eterna primavera a la de la permanente balacera.

Deseo que el mando único de la policía sea útil a la sociedad morelense, que el cabildo de Cuernavaca concilie posiciones de gobierno, que haya gobernanza propositiva y sobre todo que un buen hombre como Cuauhtémoc Blanco, tenga el acompañamiento institucional y personal que le hagan madurar de manera muy acelerada para concluir con éxito la grave responsabilidad de ser presidente municipal de la capital del Estado de Morelos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas