Guillotina en América, una obligación

Pese al esfuerzo heróico en CU, existen responsables y culpables de la eliminación Águila.

Con el pecho erguido y la frente en alto, miles de americanistas enfrentaron la eliminación en las Semifinales a manos de los Pumas. Lo que las Águilas hicieron en CU, al anotar tres de los cuatro goles que necesitaban, era motivo suficiente.

Después de estar heridos de muerte y con las esperanzas al mínimo, hicieron sufrir a los Pumas hasta el último minuto y eso fue suficiente para catalogarlo como hazaña.

Pero la entrega mostrada por los americanistas no debe nublar la vista de los directivos a la hora de evaluar el trabajo hecho. La continuidad de muchos debe ser cortada para la próxima campaña.

Ignacio Ambriz debería ser el primero. El estratega es el total responsable de tener un equipo indisciplinado, que terminó como el cuadro que más tarjetas recibió en la justa regular (50 amarillas y 3 rojas) y después el único que por sus errores de conducta terminó con cuatro expulsados en dos juegos.

El equipo de Coapa venía con una estrella en la frente por disciplina bajo las órdenes de Miguel Herrera, pero con Ambriz la situación se desplomó y eso terminó sepultándolos.

Pumas difícilmente habría eliminado a las Águilas si estas hubieran tenido 11 hombres, pues todos los goles de los felinos cayeron cuando los azulcremas eran menos en la cancha. La gravedad de la indisciplina solapada durante la temporada debe ser el punto de partida para la evaluación de cara al Clausura 2016.

Técnico y jugadores deben hacerse responsables de sus errores y entender que en América no solo basta con defender con orgullo el escudo, también hay valores como la disciplina y el buen fútbol que deben de ser respetados.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas