Ambriz es un chiste sin final

Ya perdí la cuenta de las veces que he hablado de Ignacio Ambriz.

Ya perdí la cuenta de las veces que he hablado de Ignacio Ambriz y lo grande que le queda el puesto de técnico americanista. Quizá suene repetitivo y hasta aburrido, pero he decidido no cansarme del tema.

No dudo que Ambriz pueda ser un buen timonel, pero en un equipo chico, sin la presión de las Águilas y con objetivos alcanzables.

América no es equipo para él; después de perder, otra vez en casa con Pachuca, lo deja claro.

Ambriz tiene un bajísimo 38 por ciento de efectividad si hablamos de hacer valer la casa; entiéndase que es más fácil predecir una derrota del América en el Azteca que una victoria o siquiera un empate.

En general el porcentaje de Ambriz no es tan malo si lo comparamos con los dos últimos DT de las Águilas.

El actual técnico tiene un 52 por ciento, dos arriba del 50 por ciento que manejaba Matosas, y dos debajo del 54 por ciento que tenía Mohamed.

Sin embargo, con Mohamed el título es suficiente para aplaudir su estadía con los de Coapa y los números de Matosas por eso lo alejaron de la institución, aunque ganó la Concachampios y el consecuente boleto al Mundial de Clubes.

La única fortuna de Ambriz es que parece tener toda la paciencia de la directiva azulcrema, pues ya han decidido perdonarle su poca efectividad en casa, que el torneo pasado hayan quedado eliminados con Pumas en Semifinales y hasta el "oso" en el Mundial de Clubes al quedar en quinto lugar después de perder el primer partido contra un equipo chino (Guangzhou).

Lo de Ambriz simplemente parece chiste.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas