Messi no le debe nada a Argentina

La magia que Messi deja en las canchas es suficiente para eclipsar la noche del Balón de Oro. El argentino con su pequeña figura es el más grande de nuestra época.

La magia que Messi deja en las canchas es suficiente para eclipsar la noche del Balón de Oro. El argentino con su pequeña figura es el más grande de nuestra época y los que podemos observarlo cada partido (aunque sea por televisión) debemos sentirnos privilegiados.

El quinto Balón de Oro en su carrera engloba perfectamente lo que él le ha dejado al fútbol: talento, entrega, constancia y madurez.

Es verdad que le falta ganar una Copa del Mundo, pero de no lograrlo, su trabajo no queda demeritado. Messi ha triunfado por sí solo, porque tiene un talento nato que ha ido desarrollando.

Por eso es inverosímil ver cómo sus propios compatriotas lo abuchean cuando lo ven desfilar en un aeropuerto (como lo hicieron en Japón tras el Mundial de Clubes), reprochándole que su magia no ha logrado llevar a la albiceleste a un título mundial.

Messi no ganó solito la Champions o la Liga Española ni el Mundial de Clubes, lo hizo porque cobijado por un gran equipo le fue más fácil desarrollar su talento. Es por eso que Leo no le debe nada a los argentinos y sí ellos al 10 culé, pues deberían ser los primeros en ovacionarlo, en agradecer que tienen en sus filas a uno de los jugadores más grandes que el fútbol mundial ha tenido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas