Edgardo Codesal

Análisis arbitral de los Cuartos de Final

Lunes 19 de Noviembre del 2012



Los Cuartos de Final del torneo mexicano dejaron como resultado un trabajo arbitral que confirma quién es quien dentro del propio grupo de árbitros de la Primera División de nuestro futbol.

Cada semana mencionamos los buenos y los malos trabajos de la jornada y regularmente hay quienes no por casualidad están en el grupo de las regulares o malas actuaciones, sin embargo la Comisión los continúa apoyando con designaciones importantes. Es evidente que no vemos el arbitraje de la misma manera quizá porque como dicen en el seno de la misma Comisión, es que ya estoy muy obsoleto y tal vez eso haga que no pueda observar con cabalidad los buenos y los malos trabajos de cada uno ellos.

En los partidos de ida, el peor fue Ricardo Arellano de quien como cada semana decimos que no ha mostrado los avances necesarios después de gran cantidad de designaciones como para dirigir partidos de la esta división. Sanciona una jugada como penal que la falta ocurre fuera del área pero por la inercia de la misma caen unos metros dentro, lo que le lleva a tomar la decisión equivocada. En realidad esos errores ocurren por una mala apreciación de las acciones. Esto es factible y a todos nos puede pasar ya que a velocidad normal y a nivel de la cancha a veces las cosas suelen verse distintas a lo que apreciamos en la televisión. Lo que si no es cuestión de apreciación y sí de personalidad para aplicar las reglas de acuerdo a su espíritu son jugadas como la de Sebastián Maz que le aplicó un codazo intencional a “Chaco” Giménez para desquitarse de un puntapié que este último le aplicara momentos antes.

Un árbitro debe de estar atento a cada jugada y saber que las mismas traen consecuencias posteriores y que lo que dejas pasar por alto sin tomar las medidas disciplinarias luego los jugadores se las cobrarán por mano o por pie propio sabedores de que no hay la suficiente autoridad arbitral como para sancionarlos debidamente. Si no percibes estas situaciones dentro del campo, difícilmente puede llevar a buen término un partido de futbol. Lo que sí me sorprendió de este partido fue que el asistente Carlos Ayala no pudiera apreciar correctamente el fuera de lugar de Aquino en la jugada previa al segundo gol de los cementeros y que fue directamente al marcador terminando con ello el juego 2-1 en favor del equipo local.

Carlos es un muy buen asistente pero esta vez tuvo un error que trasciende. Para fortuna del arbitraje en general termina León arroyando a Cruz Azul en el segundo partido y todos los desaciertos de la ida ya quedaron en el olvido. De lo contrario hubiera significado un gran problema para la Comisión, ya que se dice que por haber ido con una televisora que no es parte del grupo predominante ahora el León y su dirigencia no gozan de las simpatías de la Liga MX.

En la Vuelta, Marco Rodríguez deja sin sancionar un penal claro contra Aquino que también tenía la posibilidad de verse reflejado en el marcador. Se criticó en este caso también la expulsión de Pavone, pero esta decisión fue muy correcta, pues el mismo Pavone ya estaba amonestado e intenta pisar a Magallón en el piso y aunque no lo logra de todas formas recibe por su actitud una segunda amarilla que bien pudo ser roja directa, porque dar o intentar dar como conducta se tipifican de igual manera como conducta violenta y debió hasta ser una tarjeta roja directa.

Lo increíble desde el punto de vista arbitral fue lo que sucedió en Monterrey-Tijuana que se sancionó un fuera de lugar a Monterrey, estando Leandro fuera del campo detrás de la línea de meta. Se sabe desde el punto de vista técnico que un defensor que se salga de manera voluntaria o involuntaria fuera del terreno de juego, debe de considerarse a los efectos del fuera de lugar como si estuviera dentro del campo, por lo que este es un error técnico muy grave. Afortunadamente esta acción no influyó en ningún sentido en el desarrollo del juego.

Francisco Chacón, Roberto García y el joven Jorge Pérez Durán realizaron muy buenos trabajos en América- Monarcas, Tijuana- Monterrey y  Monarcas-América respectivamente, por lo que considero deberían ser los árbitros de las Semifinales. De pronto aparecen otros por mi obsolescencia no me permite ver igual que esta Comisión los trabajos arbitrales de cada jornada.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios