Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la J17

Lunes 6 de Mayo del 2013



El cierre de la temporada regular de este clausura 2013 tuvo una mejora en las dos últimas fechas en cuanto al arbitraje se refiere. Cuando la Liguilla del futbol mexicano se acerca, la actuación de los árbitros adquiere una singular relevancia y eso es sinónimo de buenas noticias. César Ramos nuevamente fue la figura de la jornada, el “Joven Maravilla” mostró que está listo para la Liguilla y con la suficiente capacidad como para llevar la responsabilidad de alguno de los partidos, que por cierto, se presentan muy interesantes por la actuación de los equipos calificados. César ha mostrado ser el mejor árbitro de la etapa regular y seguramente lo veremos en alguno de los clásicos que quedaron definidos para los Cuartos de Final.

Es sereno, seguro y tiene personalidad. Evita confrontar con los jugadores corriendo hacia atrás y viendo de frente a los mismos, que en ocasiones se molestan al recibir alguna falta y voltean para quejarse. Eso es capacidad e intuición para no complicar las cosas en un partido. Además tiene una gran condición física, sabe desplazarse y por ello siempre aprecia de cerca las acciones para tener un buen ángulo de visión, lo que le permite juzgar de manera correcta las incidencias y equivocarse en menor medida.

Por otra parte, Jorge Antonio Pérez Durán hizo un buen trabajo en el Atlante-Pumas. Fue certero en sus decisiones y aplicó bien las tarjetas con el debutante universitario Quintana, a quien le sacó dos correctos cartones amarillos para decretar su expulsión de manera acertada. Se está recuperando de buena manera y se acerca al nivel que mostró cuando debutó en la primera división.

Marco Rodríguez hizo un buen trabajo y al fin cerró bien con el Atlas-León.

En el caso del otro preseleccionado al Mundial Brasil 2014, Roberto García, tuvo una importante falla tras anular de manera incorrecta un gol de Fidel Martínez en el Tijuana-Chivas, ya que el portero del Guadalajara, Luis Michel, había soltado el balón y no tenía control del mismo cuando el delantero de Xolos lo disputó limpiamente e introdujo a su meta, fue entonces cuando le marcó falta equivocadamente. En este sentido, Roberto tendrá que afinar mucho su trabajo para entrar a la Liguilla y evitar problemas en el partido que le toque dirigir.

A Jorge Isaac Rojas no le fue bien en el América-Tigres, un partido que le pudo permitir entrar de buena forma a la Liguilla pero perdonó a Rivas de Tigres la segunda tarjeta amarilla en dos ocasiones, y es que estando amonestado cometió dos duras entradas que sabía que de marcarlas debería sacarle la tarjeta y por lo mismo optó por no marcarlas siquiera. Mal, muy mal porque eso no es dar muestra de la experiencia o el “colmillo”, como coloquialmente se dice, al contrario, es incorrecto a todas luces y poco ético.  Anuló mal un gol al América por un supuesto fuera de lugar que señaló equivocadamente su segundo asistente, Miguel Ángel Hernández, y dejó muchas faltas claras sin marcar. Una cosa es darle continuidad al partido y otra muy diferente es dejar de sancionar situaciones claras.

Paul Enrique Delgadillo reapareció tras estar suspendido por no superar las pruebas físicas. Afortunadamente en ese juego de no descenso se necesitaban 11 goles para Querétaro por lo que no influyó en sus equivocadas decisiones, sobre todo en el primer gol de Puebla que se originó de un contragolpe precedido de una clara falta contra los Gallos que no sancionó. Más tarde no marcó un claro penal luego de un empujón por la espalda en el área poblana a un delantero queretano para después terminar despejando de cabeza el balón. Si este juego se hubiera decido por resultado directo, otra sería la historia. Se debe ser muy cuidadoso con este tipo de partidos y no pecar de confianza nunca.


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios