Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la Jornada 7

Lunes 26 de Agosto del 2013



Por la actuación de cada semana del arbitraje  en México queda claro que existe la instrucción de que se tenga mucho cuidado con el manejo de las tarjetas, especialmente de las rojas, ya que no es posible que diferentes árbitros en diferentes partidos pero en jugadas muy similares no las muestren a aquellos que de acuerdo con el reglamento se han hecho acreedores a las mismas de manera inobjetable.

Me refiero a las diferentes “planchas” que pudimos ver en varios de los partidos que se jugaron este fin de semana. Por ejemplo, en América-Monarcas, la plancha de Andrade al final del juego era indudablemente para tarjeta roja, ya que la misma acabó golpeando sobre la espinilla de la pierna izquierda de su rival y el jugador ni siquiera vio la tarjeta amarilla. El árbitro fue Erim Ramírez, quien a pesar de que pasan y pasan los partidos no quiere destacar y convertirse en un buen árbitro, y por ese tipo de decisiones sigue quedándose como uno más. En ese mismo partido a Jefferson Montero en el primer tiempo le cometieron cuatro faltas, algunas de ellas ni siquiera fueron marcadas ante los ojos de su técnico Carlos Bustos que se cansó de reclamar abriendo los brazos de manera significativa a manera de reclamo.

Por su parte se anula en una jugada apretada pero que no había posición adelantada un gol al América que le señala en la segunda parte el asistente 2,  Israel Valenciano, a quien hay que concederle el hecho de que era difícil de ver por la velocidad de la misma.

Pero las planchas se siguieron viendo en diferentes juegos y en el Atlas-Pumas la que aplica Fernando Espinosa de lado sobre media pierna de su adversario  apenas en el minuto 32 que debió ser roja clara y sin discusión, Peñaloza sólo le muestra una tibia amarilla. Jugó casi 1 hora de más lo cual incide directamente en el juego. Por otro lado hay que decir que el mismo Peñaloza señal muy bien un fuera de lugar de Atlas cuando su asistente Juan Reyes ni siquiera levanta su bandera, pero ahí el árbitro demostró estar metido en el juego porque frente a un despeje de Pumas le pega a un atlista y el balón va hacia adelante dónde se encontraba el compañero en clara posición adelantada. El joven Ríos Jácome deja en la cancha a Paulo Da Silva por similar plancha y ni siquiera la tarjeta amarilla le enseñó, vamos, ni falta señaló para acabar pronto, cuando también era de clara  e indiscutible tarjeta roja.

Marco Rodríguez mostró en su juego Tijuana-Santos que salió muy enérgico en contra de los laguneros, pero no sancionó de igual manera a l equipo local. Al primer minuto le muestra la amarilla al Chato Rodríguez por una zancadilla simple que no ameritaba la sanción disciplinaria, sin embargo permite que le haga un corte de manga y además haga señales juntando los dedos para decir que el árbitro tiene miedo sin que nada más suceda. Más tarde deja en el campo a Pellerano, quien le da un golpe claro en la cara a su adversario con el revés de la mano izquierda y con toda la intención de agredirlo, y sólo se sanciona con la falta. Gandolfi aparte de infringir con persistencia las reglas del juego con varias faltas  y no ver la tarjeta amarilla por ello, es un asesor del árbitro de manera permanente sin que se le ponga un alto.

El segundo gol de Querétaro contra Chivas es un clarísimo fuera de lugar que pasa por alto el asistente 2 Miguel Ángel Chua y Pérez Durán convalida afectando una vez más en este torneo al Guadalajara.

Como mejor actuación de la semana debo destacar lo realizado por Roberto García en Tigres-Chiapas, juego al que le dio gran fluidez, aplicando las tarjetas adecuadamente y a tiempo para controlar el partido y se limitó a señalar sólo cuando fue necesario. Ojalá y siga en plan de ascenso porque es un buen árbitro y necesita reafirmarlo en cada actuación para ganar el pase al mundial de Brasil 2014.


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios