Análisis arbitral de la Jornada 11

Es evidente que a la Comisión de Árbitros ya no le importa nada lo que puedan pensar los jugadores, lo técnicos o los directivos de los equipos.

Es evidente que a la Comisión de Árbitros ya no le importa nada lo que puedan pensar los jugadores, lo técnicos o los directivos de los equipos, pues aunque no tengan buenas actuaciones los vuelven a designar en cada jornada. Ni hablar de lo que opinemos los comentaristas arbitrales porque cuando hacemos un señalamiento sobre algún trabajo arbitral, tal parece que fuera un acicate para que los vuelvan a designar, como para demostrar que no sabemos nada de lo que decimos. Pero juegan de esa manera con los equipos y con los jugadores de manera hasta peligrosa. Ejemplo de ello es  Francisco Chacón. No se supo porque  anuló un gol legítimo de Cruz Azul y de igual forma salió en Atlas- Veracruz cumpliendo una de sus peores actuaciones. Los dos primeros penales que marca -uno para cada bando- nunca fueron, ya que el primero es falta fuera del área, aunque su asistente Rangel le indica lo contrario. En el segundo es Vuoso quien comete falta empujando al adversario y luego enreda sus piernas con las del contrario para caer aparatosamente y Chacón señala como penal. Para colmo de malas, el empate final de Atlas es precedido de un claro fuera de lugar de Bravo sin que se señale nada. La expulsión de Flores es correcta, pero la de Lucas Ayala es una jugada en la que los dos van con las piernas en alto, hay un contacto de los pies en el aire y saca la roja cuando pudo ser sólo una amarilla. En otros juegos jugadas similares se sancionaron con la amarilla. Total que el peor trabajo de la semana es para él, que en realidad no debió haber salido designado nada más por el capricho o la incompetencia  de la Comisión. Lo peor del caso es que cuando los tres principales árbitros que tiene México andan mal en sus partidos como en esta jornada, quiere decir que la situación es de máxima alerta, pero tampoco lo ven así o no lo quieren aceptar porque no falta en la F.M.F. quien salga a decir que todo está muy bien, mucho mejor que en los anteriores diez años. Lo bueno es que es vox pópuli que el arbitraje hace un tiempo se encuentra en severa crisis y decir lo contrario es ponerse más en evidencia frente a toda la opinión pública. Marco dejó en la cancha a su tocayo Fabián, quien dio una barrida por detrás con fuerza excesiva, que era  de roja automática. Por último, Roberto García tuvo uno de sus trabajos más flojos de los últimos tiempos permitiendo todo tipo de faltas (40 en total en Tijuana Cruz Azul) sin que nadie saliera expulsado. Los jugadores no se golpean más porque saben que ya no son protegidos y que deben de cuidarse por sí solos lo cual es lamentable. Por otra parte, las pruebas físicas para internacionales no se realizan para no evidenciar a algunos de los más importantes y de todas formas para el año que entra van a  dar de baja a tres gafetes para ascender a otros tres nuevos. Los han hecho desechables, sin jerarquía y sin personalidad con la anuencia de los propios interesados que con tal de tener sus partidos y poder vivir, han permitido todo este manoseo. Se pone en riesgo cada semana de esta manera la integridad física de los jugadores que ya han aprendido que a los árbitros se les puede decir de todo, hacer cortes de manga cuando quieren y tomar la justicia en sus propias manos para defenderse a sí mismos porque la autoridad ya no aparece en el terreno de juego. Lo que le dijo Lacerda de Puebla a Macías en varias ocasiones es una verdadera vergüenza, pero más que se lo permitan. Los mismos árbitros también han aprendido que si toman medidas disciplinarias por eso ya no arbitran y si no, pregúntele a Paul Delgadillo, quien en la primera jornada expulsó a Torrado por un corte de manga. Basta ver cuantos partidos ha arbitrado después de ese juego. Lo sorprendente es que los equipos permanezcan tan callados o será por el código de mordaza, perdón, por el código de ética.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas