Análisis arbitral de la Jornada 12

La caída libre en que va el arbitraje es realmente alarmante, cada semana tras el final de cada jornada vemos acciones que ya no nos deberían de sorprender pero por ser cada vez más frecuentes.
La caída libre en que va el arbitraje es realmente alarmante, cada semana tras el final de cada jornada vemos acciones que ya no nos deberían de sorprender pero por ser cada vez más frecuentes e insólitas (como lo sucedido en Toluca) nos llevan al asombro y a la tristeza.  
 
Lo que sucede en los campos de la Liga sólo se explica si hacemos un análisis más profundo que nos lleva a ir más allá de la propia cancha. Todo esto es consecuencia de la injerencia que la Liga tiene hoy en día en el arbitraje mexicano que ha perdido identidad, independencia, personalidad y toda dignidad. El primer paso fue dejar que los sortearan para cada partido, lo cual no funcionó pero que significaba la desconfianza en su propia Comisión y en los  mismos árbitros. Sino ¿cuál era el verdadero propósito para ello? Lo que sí hay que destacar es que si había desconfianza en los árbitros sería porque alguien tendría la intención de tentarlos o sea desconfianza entre los propios equipos unos de otros. Lamentable.
 
Pero vieron que eso fue contraproducente y lo desaparecieron y ahora crearon una comisión dependiente de la Liga, ya que la comisión lleva las propuestas de los nueve árbitros para cada jornada y Enrique Bonilla (en acuerdo por supuesto con Decio de María) dice quién de esos son rechazados o aceptados para la siguiente jornada y a qué partidos van; todo esto en acuerdo con los clubes obviamente. No lo van aceptar nunca que así sea pero esa es la realidad y la gente del futbol lo sabe perfectamente.
 
Por otra parte la instrucción está cada día peor, realizada por gente que no tiene la suficiente jerarquía ni capacidad para preparar adecuadamente a los árbitros que dirigen la primera división en México. La instrucción velada es no expulsar salvo que sea demasiado obvio y no haya más remedio, no marcar faltas aún claras para supuestamente darle más continuidad al juego y así mostrar estadísticas manejadas de esta manera para tratar de demostrar que están mejorando el juego. 
 
Bajaron el número de faltas por decreto presidencial.  Frente a errores claros les dicen que estuvieron bien y que no hagan caso de lo que dicen los analistas arbitrales a los cuales culpan de todo lo malo para quitarse la responsabilidad propia. Me hace recordar a un jugador que acaba de declarar que la prensa lo sacaba de la Selección. 
 
Hay árbitros internacionales que gozan de canonjías como entrenar cuando quieren y no pasan las pruebas  físicas pero  siguen siendo designados. Han fabricado árbitros que en pocos partidos arbitrados en la Liga de ascenso son promovidos y luego son un fracaso y los dan de baja ya que son descartables; ejemplo varias decenas de ellos que han sido utilizados de esta manera y luego desechados.
 
Los propios árbitros han perdido toda dignidad aceptando todas estas situaciones sin decir nada y  viven en el temor de ser dados de baja si no aceptan ser manejados de esta forma. Hoy los han obligado a vivir del arbitraje lo que ha generado una dependencia económica de las designaciones y si les dan de baja están en problemas ellos y sus familias. Craso error no tener otro medio de vida independiente del propio arbitraje. Para ello además les ponen entrenamientos, juntas y charlas técnicas a cualquier hora para obligarlos a estar a disposición las 24 horas del día y así no poder tener otra actividad.
 
Y así es como cada semana vemos lo que sucedió en esta jornada, lo de Erim Ramírez en Toluca fue lamentable, dejó seguir un fuera de lugar claro por un supuesto rebote del defensa y frente al vendaval de protestas se echó para atrás en su decisión, en Querétaro hay una clarísima falta de Corral previo al segundo gol y nadie marca nada. 
 
En Cruz Azul León, Mariano Pavone debió ser expulsado por una plancha clara pisando al rival y luego hace el gol del triunfo, el colmo en ese partido de  Isaac Rojas  fue que dio gol en un saque de meta pues el balón nunca entró a la meta y el asistente le debió enmendar también el error. 
 
Cesar Ramos parece desconocido de lo que era la Temporada pasada y dejó muchas faltas sin sancionar y sin tarjeta a varios jugadores en Santos-Monarcas. Guerrero dio pena en Puebla-Xolos sacando tarjeta a un jugador equivocado y el cuarto le enmendó la plana haciendo que amoneste tres minutos después al jugador correcto y además  dejó golpes por todos lados. 
 
Marco Rodríguez no expulsó Reyna por lanzar una cachetada a Paul Aguilar y sólo lo amonestó, dejó sin sanción un penal sobre Jiménez de América, por un manotazo en la cara de forma deliberada. Dejó en la cancha  después de estar amonestado por un clavado en el área. Y por último lo que hizo Pérez Durán en el clásico tapatío al amonestar a Vuoso por supuesto clavado en el área  en el minuto 93 cuando en realidad fue un clarísimo penal de Reynoso que no tuvo el valor de sancionar.
 
Pero en realidad no debió ser designado en ese partido porque ha tenido una Temporada terrible y viene de un pésimo trabajo en Puebla Toluca dónde sancionó un penal que era claro y luego frente a las protestas n o tuvo la personalidad de sostener su decisión. La Comisión tomó una pésima decisión al volverlo a designar para este partido. Sólo se salvan Arellano en Monterrey-Pumas y Peñaloza en Chiapas-Pachuca.
 
Que lamentables actuaciones de los árbitros de la comisión de árbitros, de la Comisión de Árbitros y de la Liga que tiene mucha responsabilidad de la situación actual del arbitraje.
 
Muchos países hicieron antes lo mismo y se dieron cuenta tarde de que meter las manos en el arbitraje sólo trae como consecuencias lo que hoy estamos viviendo. Pero la culpa es de los comentaristas arbitrales sin lugar a dudas.
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas