Análisis arbitral de la Ida de Cuartos de Final

Comenzó muy mal la Liguilla para el arbitraje mexicano una vez más. Cada lunes parece la misma repetición de hechos pero frente a la evidencia no se puede escribir otra cosa aunque quisiera.
Comenzó muy mal la Liguilla para el arbitraje mexicano una vez más. Cada lunes parece la misma repetición de hechos pero frente a la evidencia no se puede escribir otra cosa aunque quisiera. Hay que hacer notar que en la junta de la semana con su  presente las instrucciones fueron de que “cuidaran” las tarjetas que nos las “abarataran” y vaya que los árbitros recibieron el mensaje y  además lo aplicaron al pie de la letra. Al punto debo mencionar por orden cronológico que lo visto en el juego Monarcas León raya ya en lo increíble empezando por anular un gol legítimo a León apenas en el minuto dos de juego por supuesta falta de empujón del delantero que sólo en la imaginación del árbitro existió. 
 
Posteriormente a esto comenzaron  las faltas reiteradas sobre Montero para no dejar que pudiera jugar con facilidad, al punto que él mismo terminó perdiendo la cabeza al final del partido en el minuto 86 dándole un cabezazo a Burbano sin que el árbitro mostrara la correspondiente tarjeta roja al agresor. 
 
Carlos Morales, iniciando el segundo tiempo, metió “una plancha” a la altura de la rodilla de su adversario sin que ni siquiera se marcara la falta ya no digamos la tarjeta roja. Increíble. Concierto de puntapiés, de protestas y de faltas sin marcar que han vuelto la situación de alarmante. Para rematar al minuto 82 sanciona una falta contra León que primero fue del jugador local que desde el suelo prácticamente y cerca de la línea de banda jala a su adversario por la pierna y se sanciona al revés, originado de allí el gol de la igualada final a tres del equipo Monarcas. Pero peor aún en la jugada cuando viene el centro, existe falta contra el portero al cual chocan a propósito para impedir que salga a cortar el centro. Todo León protestó en vano, la situación del empate estaba consumada.  
 
Lamentable arbitraje de un hombre que a fuerza de ser apoyado ha perdido inclusive piso y como le dicen que todo lo que hace y sanciona está muy bien (como el no marcar el penal en contra de Chivas en clara falta de Reynoso en el área contra Vuoso  en tolerancia cero para él) se la ha creído y dicen que los compañeros ya tienen miedo de salir con él en la cuarteta. 
 
No era un árbitro elegible para un partido de Liguilla ya que ha sido el peor de la Temporada sin embargo la Comisión en una clara miopía reglamentaria y de conocimientos lo sigue apoyando al punto de que será árbitro internacional en 2014. 
 
Nadie hace  nadie dice nada, todo está bajo control y se dan vuelo designando a su antojo arbitrariamente a aquellos que los alaban y les dicen que son la mejor comisión que ha existido en el futbol mexicano o como dijo el Presidente de la Liga siendo todavía Secretario General. “El arbitraje está mucho mejor ahora que hace 10 años”. 
 
Qué bueno que la gente ve los hechos por la televisión y no se deja llevar por lo que se le antoje decir  a los involucrados. Pero y los equipos qué dirán, de seguro algo y fuerte aunque de manera correcta lo hacen internamente. Esto es evidente porque el presidente de la FMF ha ido muchas veces con los árbitros para pedirles que hagan bien las cosas lo cual indica que no lo están haciendo bien como es tan evidente.
 
Por otra parte alguien que estaba teniendo mejores trabajos como Ricardo Arellano por seguir  las instrucciones volvió a realizar un mal trabajo en Querétaro-Santos dejando también dentro del campo a Felipe Baloy que en primer tiempo metió un rodillazo por detrás a un adversario de tarjeta roja inmediata y ni siquiera falta se sancionó, o como el puntapié artero sobre la rodilla que le propinaron a Quintero sobre el segundo tiempo sin que tampoco se señalara nada. Nuevamente Increíble. 
 
Fernando Guerrero, regular, también permitió algunos golpes de roja sin que la haya exhibido y Jorge Rojas tuvo errores como perdonar la segunda tarjeta amarilla a Sambueza por protestar airadamente una falta que no marcaron a su favor o la de Lucas Lobos que estando amonestado sujeta a un adversario, derribándolo. Se equivocó en dar tiro de esquina a favor de América en la jugada del primer gol de las Águilas pero fue una jugada de apreciación difícil, como también no sabían que marcar él y su asistente dos Juan Carlos Salinas en el tiro de esquina otorgado a Tigres en la jugada de su segundo tanto.
 
Esperemos que para los juegos de Vuelta, que estarán los mejores, la situación cambie en beneficio del futbol y de la integridad física de los jugadores que poco parece importarle a todos.
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas