Análisis arbitral de la Jornada 16

Si el futbol mexicano de mayores ha ido a la baja en este año 2013, el arbitraje no ha desentonado para nada en ese renglón. O aún más podríamos decir que ha estado peor lo que ya es decir mucho.
Si el futbol mexicano de mayores ha ido a la baja en este año 2013, el arbitraje no ha desentonado para nada en ese renglón. O aún más podríamos decir que ha estado peor lo que ya es decir mucho.
 
Es más que evidente que existe una división enorme dentro de sus filas.  No es para menos ya que los que se esfuerzan por aparecer y trabajan arduamente entrenando, participando en las charlas técnicas, haciendo bien su trabajo cuando arbitran y  además cumpliendo con todo lo que se les pide ven que no salen con la misma frecuencia que otros que cada semana tienen muy malas actuaciones  e igualmente son designados. El caso más flagrante es Antonio Pérez quien ha tenido una pésima Temporada y cada semana comete errores evidentes que se reflejan en el marcador y no paran de arbitrar. En contraste con otros que cada vez que salen tienen trabajos buenos y no aparecen en la siguiente semana. Eso va resquebrajando al grupo de manera que hoy ya no existe como tal. El Presidente de la FMF ha tenido que ir con frecuencia como esta semana pasada al punto de pedirles que por favor pongan más atención en los partidos ya que eso ha creado muchas quejas internamente lo cual dada las circunstancias no favorece en nada a la actual administración que ya tiene bastantes problemas con la selección mayor.
 
Lo de Antonio Pérez es absolutamente inexplicable y los es más aún que los clubes no digan nada al respecto y siga siendo designado con los perjuicios que se ocasionan cada semana con sus actuaciones, lo único que sancionó bien fue el penal de Lacerda al final del juego por mano deliberada muy clara.
 
Por otra parte, en otros partidos  como  Chiapas-Santos, Ricardo Arellano volvió a tener una mala actuación permitiendo golpes al rostro con sangrado de nariz y nada sucedió, un penal claro por empujón por la espalda a Quintero dentro del área que pasó por alto o como la plancha  que metió Oswaldo Sánchez a la altura de la rodilla de Ochoa que era un  claro penal y expulsión del portero y no sanciona nada.
 
La  actuación lamentable de Francisco Chacón en Xolos-Atlante, sancionando como penal una falta claramente afuera del área o invalidando un gol legítimo de Atlante por supuesto fuera de lugar que nunca existió. Chacón no había arbitrado bien la semana pasada en Atlas-Querétaro y volvió a ser designado.
 
O la pésima actuación deja  Roberto García en Toluca- Atlas que señala como mano deliberada una acción en dónde Sinha cae y se protege con los brazos dándole el balón accidentalmente en uno de ellos y anula un gol por mano deliberada que mal interpretó. La mano deliberada de Huiqui en Cruz Azul- Monarcas ya que acarrea el balón en forma deliberada con el antebrazo y no se marca nada por parte de Peñaloza. Otro penal no sancionado en Chivas- Pumas  casi al final del juego cuando muy clerca de Jorge Rojas cuando Fabián es claramente enganchado dentro del área y dejó correr.
 
En fin lamentable, nunca se había visto un arbitraje mexicano de tan bajo nivel pero aquellos que defienden su trabajo siguen diciendo que lo están haciendo muy bien, lo cual es más patético todavía.
 
El único que se salva es César Ramos que hizo un gran trabajo en Veracruz- Monterrey con mucha clase, sobriedad, sancionando de manera equitativa para ambos equipos y sacando atinadamente las tarjetas lo que le permitió conducir con mucho acierto el juego.
 
A ver qué sucede en la última jornada dónde todavía se pelean boletos para la liguilla o posiciones dentro de la tabla que les permitan a algunos equipos quedar mejor colocados para poder recibir en su casa en juego de vuelta.
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas