Análisis arbitral de la Jornada 4

Mejoría tuvo desde el punto de vista arbitral la Jornada 4.
Mejoría tuvo desde el punto de vista arbitral la Jornada 4 ya que en los nueve partidos no hubo ninguna influencia sobre los resultados finales de los partidos, por lo que los equipos ahora nada tuvieron que decir sobre el arbitraje. 
 
Comenzando por el viernes podemos decir que de los dos trabajos que se vieron en esos juegos el mejor de ellos fue el de Miguel Ángel Flores con respecto a de su tocayo Ayala. Flores en Querétaro-Santos hizo un trabajo aseado, sin dificultades, dándole buena fluidez al partido sin necesidad de dejar de marcar faltas evidentes para ello. No sancionó como penal un forcejeo dentro del área de los Gallos cuando por acción de juego hay un contacto sobre el hombro de Oribe Peralta que cuando ve que no logra control del balón afloja el cuerpo y se deja caer. 
 
Nunca existió el elemento reglamentario de sujetar al adversario por lo que en la jugada clave del partido la resolvió bien. Sin embargo en Xolos-Monarcas el árbitro  Ayala dejó sin mostrar la tarjeta roja a Felipe Baloy cuando fue superado por velocidad y antes de que su adversario entrara al área para enfrentar al portero mano a mano le comete una falta por la espalda derribándolo lo que realizó para evitar una manifiesta oportunidad de gol . Las instrucciones dicen que si lleva el balón controlado o que tenga la oportunidad de controlarlo cuando va en dirección a la portería. 
 
La falta se cometió para que no pudiese llegar al balón y así tener dicha oportunidad de gol clara. Afortunadamente Tijuana gana el juego.
 
El sábado, que es cuando se presentan la mayoría de los partidos, tenemos que destacar la actuación del joven Luis Santander en Tigres-Pumas que fue un partido intenso, que los dos equipos querían ganar y que por lo tanto representó un alto grado de dificultad para el árbitro.
 
Marcó a tiempo le dio continuidad al juego y tiene un buen trato hacia el jugador siendo discreto pero claro al momento de señalar. Tiene muy buenos detalles como el estar atento a las jugadas  especialmente cuando la agresión de Rivas al “Pikolín” I  al que le propinó un codazo en la cara cuando el balón estaba en otra parte del área. Muy buena tarjeta roja que cambió ese partido. 
 
Marcó muy bien el penal a favor de Pumas  y no sancionó como penal una jugada de Verón y Lucas Lobos que muchos pedían como falta del defensor. Hay que aclarar que nunca puede ser falta esa acción ya que Verón intentar ir por el balón barriendo dentro del área pero al llegar Lobos y dar el paso hacia adelante en la carrera por el balón es el que pisa el pie del defensor que ya estaba en el piso. 
 
Verón no tiene culpa de tener su pie ya en el piso y de ser pisado por lo que Lobos cae al piso. Sería falta si el caso hubiese sido a la inversa. Hay que mencionar que el gol de Tigres si hay fuera de lugar de un delantero de Tigres cuando el balón es enviado al área y que al saltar por delante del defensa interfiere sobre el mismo impidiéndole cabecear por lo que Pizarro entra desde atrás en posición correcta y anota, pero esto lo debió sancionar el asistente 2, Israel Valenciano, que no detectó así la acción. Por lo que respecta a Santander hizo un muy buen trabajo arbitral; el mejor de la jornada dado el grado de dificultad del juego.
 
Otro buen trabajo fue el de César Ramos en León-Pachuca que marca un penal que también se ha dicho que no existió pero desde el punto de vista reglamentario estuvo muy bien sancionado ya que había materia legal para decretarlo. Fue el caso del defensor de Pachuca que  puso el pie en plancha para   tapar el disparo haciendo de esta manera un contacto con el pie del rematador lo que se constituye en falta.
 
Marco Rodríguez en Atlas-América hace un buen trabajo ese ese juego pero la verdad que dejó de sancionar 5 faltas cometidas contra Matías Vuoso que fueron claras y que no decidió sancionarlas. ¿Será que todavía existe la tolerancia cero para este jugador?
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas