Análisis arbitral de la J8

Ha mejorado paulatinamente el arbitraje a lo largo del torneo y en esta Jornada 8 vimos buenos trabajos como el realizado por Fernando Guerrero en Atlas-Monterrey, que condujo adecuadamente.

Ha mejorado paulatinamente el arbitraje a lo largo del torneo y en esta Jornada 8 vimos buenos trabajos como el realizado por Fernando Guerrero en Atlas-Monterrey, que condujo adecuadamente. Aplicó muy bien la ventaja y sólo apareció cuando su presencia fue requerida sin aspavientos ni posturas que tenía anteriormente. 

Mostró muy bien las tarjetas a Ramos en el primer tiempo por sujetar a un adversario y aunque se pedía la tarjeta roja, la verdad es que no existía oportunidad manifiesta de gol, ya que el lateral de Monterrey venía cerrando en la jugada y la amarilla fue perfecta. 

Muy bien amonestado Cufré y en el minuto 89 le sacó la segunda tarjeta a Ramos por sujetar nuevamente a un rival. Este último hizo un berrinche impresionante que ojalá haya sido consignado en el acta arbitral para que aumenten su castigo, ya que no se deben tolerar este tipo de actitudes y menos cuando no se tiene ningún elemento a favor como para hacerlas. Ojalá Fernando vea que ésta debe de ser la fórmula del éxito, sobre todo dejando atrás esa actitud anterior de “perdonavidas” que había asumido dentro del campo. Lo mejor es la humildad y la firmeza para marcar.

Otro buen trabajo fue el de Miguel Flores en Toluca-Chivas. Bien asistido por Víctor Calderón cuando anularon en el primer tiempo un gol a Toluca por posición adelantada, ya que el jugador interfirió sobre un adversario haciendo que el defensor no pudiera controlar adecuadamente el balón. Ese es el verdadero espíritu de la regla y fue muy bien aplicado por el asistente dos. El partido lo condujo con mucho acierto y lo controló con las tarjetas.  Miguel  ha mostrado mejoría en este torneo y por lo tanto este es el mejor desde que empezó en Primera División.

Quien realizó un pobre trabajo fue Francisco Chacón en Pachuca-Monarcas. Totalmente fuera de ritmo,  pero además con una actitud que no va acorde con quien estuvo fuera tanto tiempo. Cuando regresas tienes que mostrar entrega total, sacrificio físico y una actitud más comprometida  con el partido. 

Permitió todo tipo de golpes sin hacer nada más que marcar o en ocasiones ni siquiera eso. Hubieron golpes fuertes y barridas con los tachones por delante que no fueron sancionadas adecuadamente. Codazos al rostro como el de Huiqui sin que nada sucediese por el silbante. A Carlos Morales le abrieron la cabeza en una entrada a destiempo y totalmente malintencionada cuando se iba cayendo sin que nada marcara.

Ojalá y cuando regrese a la cancha muestre una actitud diferente y más compromiso con el espíritu de las reglas del juego.

Marco Rodríguez estuvo en el América-Pumas. Tuvo un trabajo con aciertos y con algunos errores que marcaron rumbo en el juego. La expulsión de “Maza” Rodríguez fue perfecta y no hace falta que lastime un jugador a alguien para salir expulsado. En este caso fue suficiente para recibir de manera correcta la tarjeta roja.

Dejó sin sancionar algunas faltas como la de Layún previa al primer gol de Pumas y señaló saque de banda a favor de América, lo cual no estuvo correcto porque debió haber sido falta a favor del visitante. Al propio Layún le dieron algunos golpes como la plancha de Romagnoli, que aunque sin intención porque no se pudo frenar, de todas formas era una acción temeraria que debió recibir tarjeta de amonestación. 

Pero la que sí incide directamente por el resultado del cobro de la falta, fue la que le marcó a Oswaldo Martínez cuando en realidad a él se la comenten por  saltar sobre su adversario por parte del jugador de Pumas. De ahí derivó el segundo gol de Ludueña. 

Lo que sí juzgó con acierto fue cuando se pedía una mano de Pumas en el área, pues el defensor pone hacia adelante el pecho y trata de retirar el brazo hacia atrás sin hacer contacto con el balón más que con el hombro y el pectoral.

Lo que se sigue tolerando en todos los partidos son los cortes de manga que se realizan hacia los árbitros cuando a los jugadores no les gusta lo que se les marca en su contra. Desde que Paul Delgadillo expulsó a Torrado por eso, al inicio del torneo anterior, no volvió a verse otra roja por esta situación. Lo cual pone en evidencia que la Comisión no quiere que por ello se expulse a nadie; es más, al propio Delgadillo lo sentaron por haber tomado esa decisión,  que a todas luces fue reglamentaria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas