Análisis arbitral de la Jornada 15

Análisis arbitral de la Jornada 15

Se ha decretado prácticamente el descenso del Atlante en esta jornada 15 y Cancún después de una corta aventura deja de ser plaza de Primera División. En este juego el árbitro fue Fernando Guerrero que no tuvo una excelente actuación ya que en los primeros minutos del partido anula un gol a Santos por marcación de fuera de lugar, a instancia de su asistente dos Juan Carlos Salinas, por supuesto fuera de lugar que no estuvo ni cerca de serlo, ya que cuando viene el centro raso  de Quintero hacia el extremo derecho del área, el atacante santista sale muy por detrás del balón en una legítima posición. Deja de marcar también un penal en favor del Atlante al inicio del segundo tiempo y volvió a tratar “de sacar el partido” como se dice en “el argot”  arbitral cuando se busca no aplicar debidamente las reglas para evitar comprometerse demasiado con el resultado del partido. Por lo general esto siempre sale mal ya que el árbitro debe de entender que el no es el responsable de los hechos que sucedan en un juego sino que son los jugadores los que le dan forma al mismo. Solo debe de conducir el juego dentro de las reglas que están para aplicarse de manera correcta y con acertado criterio. El hecho de no querer “decidir el partido” con sus marcaciones irremediablemente llevará a realizar un trabajo con deficiencias. Quien ha estado por debajo del nivel exhibido en el inicio de su carrera en Primera División es César Ramos, quien llevó el juego Veracruz–Pumas. En esta temporada ha sufrido un cambio que lejos de ser positivo empieza a transformarlo en uno más de todo los que hay, perdiendo la singularidad mostrada que lo llevó a ser el mejor la temporada pasada. Como no estoy en el día a día ni hablo con ninguno de los árbitros activos no puedo saber cuál es el origen de este cambio negativo en sus trabajos en el campo. Pero es evidente que algo sucedió dentro del seno de la Comisión con él, que ya no aparece como el mismo de antes. Deja en el campo a Jehú Chiapas en una durísima entrada con fuerza excesiva que era de tarjeta roja y luego le pasa factura al "Pikolín I" en una acción que sólo era falta y le muestra la segunda tarjeta amarilla que se convirtió en roja. Creo que midió sus antecedentes y no la acción y eso es muy peligroso en un árbitro. Deberá reflexionar profundamente y recuperar el rumbo y el nivel que había mostrado porque de lo contrario se irá diluyendo como ha sucedido con varios anteriormente. Quien llevaba un buen trabajo con buenas decisiones en jugadas dentro del área fue Fabricio Morales en  Guadalajara- Monarcas. En el primer tiempo decide muy bien una acción dentro del área michoacana, cuando Egidio Arévalo quiere controlar el balón dentro de su área con el muslo y este le brinca pegándole en el brazo izquierdo sin que exista una acción deliberada de su parte, sino que meramente es accidental. También otra en que Bravo se deja caer dos metros después de estar cerca de Carlos Morales y dónde no existe penal. Pero en la segunda parte, baja su nivel y deja de sancionar un clarísimo penal dentro del área de Monarcas por un empujón evidente con ambas manos sobre la espalda de Carlos Fierro cambiando quizás todo el rumbo del partido de haberse sancionado y convertido en gol, ya que esto modificaba la tabla de calificación para la Chivas que ascenderían hasta el quinto puesto. Fabricio no ha mostrado hasta ahora en el tiempo que lleva en Primera División  grandes trabajos arbitrales y ayer con una sola acción en un partido sencillo para dirigir, vuelve a caer en un error de trascendencia. La inactividad también parece haber afectado, Miguel Ángel Flores que en Tigres–Xolos hace un mal arbitraje expulsando mal a Jaimen Ayoví por supuesta simulación en el área cuando en realidad Ayala le comete una falta imprudencial derribándolo dentro del área. Pero además durante el juego mostró doce tarjetas amarillas, muchas de ella equivocadas. Por otra parte, quienes hicieron un muy buen trabajo fueron Roberto García y Paul Delgadillo. El primero dirigió el juego Chiapas-Monterrey con gran categoría, mientras que el segundo hizo una muy buena actuación tras ser duramente criticado por su desempeño de entre semana en el juego de CONCACAF entre Cruz Azul y Xolos y el caso Corona. Gran trabajo y sobre todo en una jugada dentro del área de los Diablos que todos pedían como penal en la segunda parte, cuando en una barrida el defensor choricero  se barre para jugar el balón de manera limpia ya que con el talón lo toca y frena así el ataque rival sin cometer falta alguna. Por último el joven Santander en Querétaro-Atlas también hace un buen trabajo. Ya viene el cierre y también el pase a la Liguilla para los árbitros que aspiran a estar en ella. Suerte para estas dos últimas jornadas donde por lo menos ya no existirá la presión de los juegos por el no descenso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas