Análisis arbitral del Croacia-México

Una vez más el arbitraje da de qué hablar en este Mundial que no termina por tener buenas actuaciones

Una vez más el arbitraje da de qué hablar en este Mundial que no termina por tener buenas actuaciones, a no ser el trabajo realizado por el holandés Bjorn Kuipers y el de Marco Rodríguez que esperó mañana haga un excelente trabajo en el juego entre Italia y Uruguay, mismo que lo puede catapultar a grandes alturas. Este juego será crucial para el futuro de Marco que de tener una muy buena actuación lo puede poner desde ya en camino a ser un serio candidato a la Final pasando seguramente por otro partido antes. Lo visto hace un rato por el uzbeko Irmatov realmente nos da el panorama de que el grupo arbitral está muy pobre en este torneo y que se sigue perjudicando a México de manera ostensible lamentablemente. Hay una doble jugada de penal dentro del área croata con un claro empujón por la espalda del número dos de Croacia a Hernández, para luego girar y meter las manos como portero frente al disparo a gol que de manera increíble no señala, ni la una ni la otra para terminar dando un córner que termina por comprometer momentáneamente las aspiraciones aztecas. Afortunadamente, el equipo está metido en lo que tiene que hacer y superó el momento psicológicamente adverso y no se desconcentró en ningún momento pese a la adversidad. A la postre se pudo sobreponer a todo eso igual que lo hizo contra Camerúm y termina sacando el resultado positivo y contundente de la mano de su Capitán y mejor jugador del partido como lo fue Rafa Márquez. México mostró madurez futbolística y personalidad para sobreponerse a todos estos avatares en el juego, ganando a rivales y al arbitraje en dos ocasiones en esta ronda de grupos. Seguramente veremos ahora contra Holanda un arbitraje de algún sudamericano como lo puede ser el argentino Pitana o el brasileño Ricci, que ojalá y tengan a bien el no quitarle a México nada aunque nunca se pedirá que lo favorezcan. Le pasó también a un compañero del área de CONCACAF cuando a Costa Rica el chileno Osses tuvo la osadía de no marcar un clarísimo penal de Marchissio, por fortuna para los ticos, dos minutos después marcan un excelente gol por parte de Bryan Ruiz. Fortuna para ellos y para el partido porque de lo contrario no sé cómo hubiera acabado el primer tiempo con el técnico Pinto que quería comerse con justificada razón a los árbitros del encuentro. Se le han dado mal las cosas al arbitraje producto de todo lo que hemos mencionado en los últimos meses: no hay grandes instructores en el mundo, los directivos tienen mucho ascendiente sobre el trabajo arbitral y los árbitros han perdido personalidad  en el campo con mucho temor de marcarle a los grandes lo que sucede dentro del campo de juego. Ya en los Octavos deberán poner lo mejor que les quede, de lo contrario podríamos tener una Copa del Mundo histórica en este renglón. Lo cierto es que después de lo visto ojalá se recupere el Arbitraje por bien ellos mismos, de las selecciones nacionales y de todo el fútbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas