Análisis arbitral de la Jornada 2

En esta Jornada 2, los árbitros más jóvenes mostraron una mejor ejecución que los de mayor experiencia.

Tenemos que decir que el arbitraje sigue teniendo altibajos demasiado evidentes y por demás preocupantes; la pregunta inmediata sería qué es lo que está sucediendo cuando los árbitros más experimentados y los de mayor capacidad no tienen buenos trabajos, sobre todo en jugadas muy puntuales, aquellas en que se debe de expulsar o marcar un penal claro. Sin embargo, en esta Jornada 2 se presentaron algunos otros jóvenes que tal vez por su deseo de destacar o de encontrar un lugar en la Primera División hicieron buenos trabajos aplicando las reglas de acuerdo con su sentido y su espíritu, apegándose al principio fundamental de las mismas, que es proteger la integridad física de los jugadores. Pasemos a los ejemplos: el arbitraje más destacado fue el de Roberto Ríos en Jaguares-Toluca . Roberto mostró durante todo el partido compromiso y congruencia a la hora de señalar porque señaló con igual criterio para un lado que para el otro. Con ello fue entonces parejo o justo si lo vemos del lado del juez deportivo que aplica las reglas y castiga de acuerdo a su espíritu. Eso genera estabilidad dentro el campo de juego y más aún tranquilidad entre los jugadores que sienten que el árbitro es absolutamente imparcial al momento de castigar las infracciones. Y es que Roberto mostró dos tarjetas rojas de manera inobjetable cuando primero Bruno Pereira de Jaguares pisa deliberadamente a un adversario caído y luego hizo lo propio cuando Ponce actúa de la misma forma agrediendo al rival. Esa consistencia transmite tranquilidad a todos los integrantes del futbol: jugadores , técnicos y directivos, generando certeza y confianza en su actuación. Gran trabajo de Roberto Ríos que mostró además de la personalidad y atributos mencionados una muy buena condición física, presencia frente a los momentos difíciles del juego como para aplacar los ánimos y mantener el control del juego. Otro buen trabajo fue el del joven Bisguerra en Pachuca -Monterrey con características similares; llevó a buen puerto el juego y señaló todo lo que estuvo a su alcance ver, le dio fluidez al juego y sancionó en el momento apropiado para hacer valer las reglas del juego y el fair play. Bien por estos jóvenes que hicieron buenos arbitrajes. Sin embargo, los de mayor experiencia y jerarquía por ser árbitros FIFA  realizaron malos trabajos arbitrales; me refiero a Roberto García, César Ramos y Paul Delgadillo, de quienes se espera siempre que por su trayectoria y su experiencia estén por encima de los jóvenes y además marcando el rumbo del arbitraje mexicano. Tal vez sea eso, que el rumbo que los directivos del arbitraje mexicano desean o transmiten consciente o inconscientemente a los árbitros es que se vaya por ese lado, el de la falta de compromiso a la hora de mostrar las tarjetas, especialmente las rojas o más aún a la hora de sancionar las faltas dentro del área penal del los que defienden ese territorio. Vamos por partes, Roberto García deja de sancionar un penal clarísimo de Jesús Corona al minuto de juego cuando sale tardíamente y atropella a Quintero de manera totalmente imprudente. No se sancionó nada. César Ramos deja de sancionar un claro penal de Verón que da un codazo en el pecho a un adversario para luego tirarle unos golpes con ambos pies desde el suelo. Era penal y expulsión, nada sucedió. Más adelante deja de sancionar un penal, ahora hacia Verón que lo jalan del hombro y no lo deja accionar en el área durante la ejecución de un tiro de esquina. Pero peor aún cuando Van Ranking comete casi sobre el final un claro penal por falta continua ya que va jalando a su adversario por el hombro desde afuera del área y lo termina derribando dentro de ella en claro penal. César decide marcar falta como tres metros fuera del pico del área. Increíble. No sé qué han hecho  o cómo han cambiado a este joven, que ya no es ni sombra de lo que fue al inicio de su carrera en la Primera División, cuando sí se atrevía a marcar todo, a mostrar apropiadamente las tarjetas, especialmente las rojas, fuese a quien fuese. Lo de Reyna, quien estuvo bien expulsado por cierto, se pudo evitar si aplica de manera correcta la ventaja clara en esa acción; tal vez así no hubiese tenido el jugador esa reacción absurda e imperdonable de arrojarle el balón a un adversario. Se hubiese evitado la segunda amarilla y por consecuencia la tarjeta roja. Le faltó conducción del juego. Mucha tristeza provoca ver a un joven árbitro de grandes condiciones desdibujarse (o aceptar que los desdibujen así) de esa manera. De no reflexionar y volver a sus orígenes será uno más del montón.  A Paul  Delgadillo no se le da ni el Azteca ni el América. Inicia bien marcando un penal por acción imprudente de Paul Aguilar dentro del su propia área y después a la hora de tener que mostrar la tarjeta roja a Rubens Sambueza por claro pisotón sobre la línea de banda y enfrente del técnico de Xolos, se queda con la tarjeta en su bolsillo y no pasa nada. Por cierto que Sambueza tampoco aprende con el paso del tiempo y sigue cometiendo faltas absurdas por perder con gran facilidad la cabeza. ¿Será que desde que le perdonaron la suspensión de un año por agredir a un árbitro cuando jugaba en Tecos le hizo creer que tiene inmunidad? En otra acción también cambia la tarjeta roja por simple amarilla cuando el jugador Guerrero comete una falta evitando una oportunidad manifiesta de gol de Xolos en el minuto 34. La acción tenía todo lo elementos reglamentarios para ser considerada como oportunidad manifiesta de gol, balón controlado, de frente a la portería y ya para ingresar al área, no había posibilidad de otros defensores de llegar a interceptar. Un árbitro debe de preguntarse siempre el por qué se comente una falta por parte del jugador (así lo enseñamos siempre en la Comisión de Árbitros), y en este caso fue porque ya se iba sólo a enfrentar a Moisés Muñoz con gran posibilidad de anotar el gol. Mal por los experimentados que son o deben ser el ejemplo para los jóvenes. En esta jornada creo que fue exactamente al revés.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas