Análisis arbitral de la Jornada 3

Lo que hemos visto en esta Jornada 3 genera muchas preguntas sobre qué esta pasando...

Lo que hemos visto en esta Jornada 3 genera muchas preguntas sobre qué esta pasando con la instrucción que se le da a los árbitros del futbol mexicano por parte de su comisión. Y este cuestionamiento surge porque en cada partido vemos que acciones similares se sancionan de manera totalmente opuesta. Por ejemplo, un árbitro amonesta ante la mas leve desaprobación, ya no digamos protesta; otros, frente a protestas airadas, no sancionan con la misma tarjeta amarilla que el anterior. Caso Fabricio Morales en Toluca-Pumas. la primera tarjeta al "Pájaro" Benítez y en Puebla-América, Cuauhtemoc Blanco protesta airadamente con gestos y palabras groseras inclusive, y el árbitro Jorge Pérez se retira lo más lejos posible para no tomar ninguna medida disciplinaria. Caso Puebla-América, empujón fuerte de un jugador de Puebla a su adversario que le había cometido una falta junto al asistente uno Alberto Morín y el árbitro Pérez no toma ninguna medida. En Monterrey-Santos, en un empujón más leve el árbitro Fernando Guerrero entre dos contendientes, los amonesta de inmediato a ambos. Criterios diferentes en iguales jugadas. ACCIONES QUE NO SON DE INTERPRETACIÒN O DE APRECIACIÓN O DE CRITERIO, SON DE REGLA. Esto nos indica que no hay  una unificación de procedimientos en la Comisión. Los árbitros están sin rumbo al respecto. El jueves dijimos que por qué nuevamente se designaba a Fabricio Morales en Toluca –Pumas pues ha mostrado que no tiene nivel para la Primera División. Fabricio fue un árbitro apoyado sin precedentes hasta hacerlo internacional con malas actuaciones, pero la idea era mostrar que se hacían nuevos árbitros, pero luego por sus malos trabajos le quitaron el gafete. Morales nunca pudo en el Máximo Circuito y ayer demostró que no puede seguir en él. Inventó un penal contra Lucas Lobos  por supuesta falta de Marco Palacios quien ni siquiera lo tocó, ya que el toluqueño cayó solo por acción de juego; el silbante agranda su error al amonestar al jugador universitario. Después, amonestó a Benítez precipitadamente  por protestar una decisión y luego lo tiene que expulsar. Sin embargo, al finalizar el primer tiempo Talavera le protesta más que airadamente al igual que su técnico Cardozo y con ellos no toma ninguna medida disciplinaria. Inconsistente, incongruente y falto de personalidad. Romagnoli en el segundo tiempo cometió varias faltas y nunca fue amonestado por infringir con persistencia las reglas del juego. Pésimo trabajo arbitral. Jorge Pérez también tiene un muy mal trabajo en Puebla-América ya que el primer gol de América hay un claro empujón del anotador para quitarse la marca y convertir sólo sin marca. Su asistente Morín tampoco señala nada. En el tercer gol de América hay clara posición adelantada de Oribe Peralta y su asistente dos, Juan Salinas, no señala. En el penal sancionado contra Puebla Romero comete una falta de tarjeta roja por la plancha que le propina a Oribe, pero sólo se queda en amarilla muy tibia. Errores importantes en el partido de toda la tripleta. Buenos trabajos por cierto el del joven Oscar Macías en Querétaro–Pachuca con buena conducción, amonestaciones correctas y control de la disciplina y del juego en los 90 minutos. Lo viene haciendo muy bien. El arbitraje de la semana es para Miguel Ángel Chacón en León-Monarcas. Excelente conducción del juego marcando sólo cuando fue necesario y adecuado para el partido y su control. Amonestó poco pero muy bien y además fue bien asistido por Miguel Ángel Hernández ya que el gol de Peña no hay fuera de lugar. La queja de Caixinha sobre la no expulsión de Zavala tiene toda la razón porque Guerrero le perdona la primera tarjeta por falta clara en medio campo que ameritaba la amarilla, pero sí le da doble amonestación a Calderón de manera correcta. Sigue sin rumbo el arbitraje y con muchos problemas internos entre los instructores de la  Comisión de Árbitros que terminaron peleando entre sí y todo esto se permea hacia los árbitros y sus actuaciones. La pregunta sigue siendo ¿hasta cuándo los clubes pueden permitir malas actuaciones que perjudican sus resultados, sus jugadores y sus intereses? No tiene la culpa el que se equivoca sino el que se lo permite tantas veces. Y no hablamos de cuestiones de apreciación, hablamos de simples procedimientos que deben ser uniformes para todos los árbitros y en todos lo juegos. Eso es lo más grave y lo que indica que no hay instrucción. Los problemas siguen creciendo y se ven cada fin de semana aunque no todos hacen malos trabajos como hemos señalado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas