Jornada 17, crucial para los árbitros mexicanos

Habrá que disponer de los mejores asistentes, pues los problemas suelen aparecer en los dos sentidos.

La Fecha FIFA sólo permitió que se jugara el partido pendiente etre Monterrey y Chivas que se había suspendido por lluvia, y donde se lesionó Hiram Mier al minuto 12 del primer tiempo.

El juego se reanudó conforme a los reglamentos de competencia en el mismo minuto y en el mismo campo donde se había interrumpido el juego y con un bote a tierra, ya que el partido se suspendió cuando el árbitro detuvo el juego para atender al lesionado, sin que hubiera falta alguna de por medio. También los equipos se ubicaron en el mismo lado del campo que defendían.

Así pues, se reinició de acuardo al reglamento de competencia de la Liga MX.

El árbitro fue el mismo que actuó cuando se suspendió del partido y tuvo una labor sin mayores inconvenientes, ya que fue un duelo limpio donde los jugadores se comportaron apegados a las reglas. 

Por lo que con las tarjetas amarilla por entradas temerarias, que no fueron más que dos, se logró tener bajo control el partido. Ni Miguel Ángel Ayala ni sus asistentes tuvieron problemas en lo que fue el resto del tiempo jugado. No hubo dudas en las acciones dentro del área a pesar de que Rayados huyeron a un par de barridas oportunas que fueron directo al balón.

Con esto se igualaron todos los juegos y yse entrará a la última jornada de calificación, todos con 16 partidos lo que no dará ventaja a nadie para evitar especulaciones.

Hay todavía tres lugares para entrar a Liguilla y serán partidos intensos para los equipos en disputa de esos puestos, pero también para los árbitros que se encarguen de ellos.

De esta manera la Comisión tendrá que disponer de los nueve mejores árbitros que tenga para tratar de llevar buenos resultados y evitar que entremos a la Liguilla con dudas, enojos o polémicas arbitrales y así tener un clima de mayor tranquilidad para enfrentar los partidos más calientes que son los de la etapa final por el título.

Así mismo habrá que disponer de los mejores asistentes, pues los problemas suelen aparecer en los dos sentidos del trabajo arbitral: tanto en decisiones de los centrales o de los asistentes.

La concentración deberá ser al máximo de todos ellos para también evitar el quedar fuera de la Fiesta Grande, pues de si no quedarán sin las posibilidades de disputar la Gran Final que debe de ser meta de todo árbitro y asistente.

La difícil situación de reclamos e intento de paro ha quedado atrás y ahora la premisa deben ser sus propias actuaciones y dar lo mejor de sí mismos en pro del futbol y de sus propias oportunidades.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas