Benzema, el interminable dolor de cabeza en Francia

Menos de diez días pasaron desde que la justicia francesa levantó parcialmente el control judicial que pesaba sobre Karim Benzema, que le impedía jugar con la Selección Francesa.

Menos de diez días pasaron desde que la justicia francesa levantó parcialmente el control judicial que pesaba sobre Karim Benzema, que le impedía jugar con la Selección Francesa, y el jugador nuevamente se encuentra en problemas legales.

Como es sabido, Benzema está imputado por complicidad en grado de tentativa por una supuesta intervención en el "chantaje" a Mathieu Valbuena, al haber intentado coaccionarlo para que pagara una fuerte suma de dinero por un vídeo de contenido sexual en el que aparecía.

El Tribunal de Apelación de Versalles había decidido que el delantero del Real Madrid podía volver a tener contacto con su compañero Mathieu Valbuena, por lo que ambos podrían coincidir nuevamente en el equipo de Francia.

Ahora, el jugador francés ha declarado en calidad de testigo en una investigación judicial por "blanqueo en banda organizada" y "blanqueo por tráfico de drogas".

Al parecer, estas actividades habrían sido realizadas por la sociedad BH Event's, cuyo principal accionista es el delantero madridista. Dicha empresa adquirió un local comercial en una zona exclusiva de París para establecer en él un restaurante, sin embargo, la justicia investiga si las grandes cantidades pagadas en comisiones en la compra del local pudieron servir para blanquear dinero procedente del narcotráfico.

Estas imputaciones se suman a la de hace algunos años, en la que Benzema estuvo acusado y procesado junto a su compañero Frank Ribery por mantener relaciones sexuales con una prostituta menor de edad. En su momento fueron absueltos, ya que no había suficientes pruebas de que los jugadores estaban conscientes de que la joven involucrada en el caso tenía 17 años.

Además, Benzema ha sido procesado por constantes violaciones al reglamento de tránsito, que han sido cuando menos seis desde que arribó al Real Madrid en 2009, llegando incluso a retirársele la licencia por conducir a más de 200 kilómetros por hora, además de ser detenido dos veces sin la documentación necesaria.

Finalmente, todos estos problemas legales deben repercutir también en el ámbito deportivo. El Código de Ética de la FIFA establece que además de sus lineamientos, los jugadores profesionales deben cumplir con las leyes vigentes, adoptar un comportamiento ético y comportarse de manera digna, auténtica e íntegra.

Tal vez Karim salga bien librado en los procedimientos judiciales, sin embargo, tanto la Selección Francesa como el Real Madrid deberán pensarse dos veces si quieren seguir contando en sus filas con un tipo que constantemente actúa con desapego a la ley y se encuentra en problemas con la justicia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas