Bien Verón

Sin temor a equivocarme la primera impresión que proyecta Darío Verón es de un tipo rudo y malhumorado, que lo único que le interesa es dar patadas y buscar pleitos.

Sin temor a equivocarme la primera impresión que proyecta Darío Verón es de un tipo rudo y malhumorado, que lo único que le interesa es dar patadas y buscar pleitos, ofrezco una disculpa por mis prejuicios, sus declaraciones de esta semana me hacen verlo de manera distinta. Y es que tiene absoluta razón al decir que los Clásicos son como cualquier otro partido, siempre y por supuesto desde la perspectiva de los jugadores, podrá ser diferente para los entrenadores, quizá los gritos serán más fuertes y la charla más intensa y extensa, para los directivos y aficionados también, pero para los "actores" es lo mismo. Obviamente siempre pensando en lo ideal, siempre creyendo que la intensidad de los jugadores es la misma todo el tiempo, en todos los partidos y entrenamientos, que no se guardan nada ni especulan en algún momento, las frases "hay que dar el extra" o "esforzarnos un 120 por ciento" son inventos motivacionales de algún entrenador que se contraponen a un objetivo global, trabajar y jugar siempre a “muerte”. “Como entrenas juegas”, frase trilladísima en todo equipo y época, me pregunto, ¿cómo puede un jugador correr más un partido si entrena exactamente igual y da su máximo esfuerzo en todo momento? Muchos comunicadores expresan su malestar porque para algunos jugadores no hay diferencia entre un partido y otro, pero también lo hacen cuando al final de un torneo determinado jugador se rompe el alma para asegurar contrato el siguiente año, si lo analizan es exactamente lo mismo pero al revés. Para mí, el jugador que sobresale en esos partidos atenta contra su grupo, si juega diferente y destaca es porque las demás semanas se hace tonto, no hay otros factores, no existen más formulas, si puedes jugar un partido de tal o cual manera es tu obligación jugar todos exactamente igual, independientemente de los yerros o aciertos.   La concentración, la motivación y el estado físico deben tener el mismo nivel si juegas un lunes contra la octava en la cancha alterna o el domingo en el azteca contra el Barcelona, es así, por más increíble e ilógico que suene, y para los que mencionen la jalada del carácter y temperamento, esto se ve y lo sacas más aun cuando las circunstancias son frías y sosas. Lo de Darío es de subrayar porque una cosa es que se piense algo y otra es que se diga, muchas veces uno como jugador no opina sobre ciertos asuntos para no “chocar” con tu afición, porque para ellos ese partido es todo el torneo, la realidad es que son solo 3 puntos, suena inapropiado y apático pero es así. Si trabajas siempre al mismo nivel, si das tu absoluto esfuerzo cada segundo en cualquier cancha  el contrario e incluso los marcadores son irrelevantes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas