Romano y su reto al destino

Cuantas veces puede uno tropezar, caer...

¿Cuántas veces puede uno tropezar, caer, levantarse, sacudirse y volver a intentarlo como si nada? ¿Cuántos escupitajos del destino se pueden recibir sin que te des por vencido? Como ya lo hemos comentado, en apariencia la vida dentro del futbol no tendría por qué generar ningún tipo de drama, todo parece ser felicidad y bendiciones, por más mal que te vaya tienesmil privilegios gracias a este "juego", pero la realidad es que los que vivimos por y para este deporte dependemos de cada acontecimiento bueno o malo dentro de la cancha, mejor ejemplo no puede ser que lo acaecido por Rubén Omar Romano la Final pasada, lo vivido por él ese día nos llegó a la mayoría, lo digo sin lugar a dudas.

Por supuesto que no hablo solo de ese encuentro, no es ni cerca un hecho aislado, ¿ya cuántas veces ha estado en esa antesala por méritos propios, por trabajo, compromiso y lealtad a quien representa y a él mismo? ( en alguna ocasión se le "sugirió" quien debería jugar y sin chistar dio las gracias e hizo las maletas ), hablando de medios vasos, vacíos o llenos, seis finales fallidas se pueden ver como seis temporadas exitosas con un partido desafortunado, la frialdad de las estadísticas lo señala como un entrenador incapaz, nada puede estar más lejos de la realidad.

De su desagradable experiencia personal no quiero comentar, sólo el hecho de que la vivió, la afrontó y superó de la misma manera en la que sus aparentes fracasos han sido dejados atrás, Romano es el claro ejemplo de que trabajando de la forma correcta invariablemente se llegara al éxito tarde o temprano, no es casualidad de ninguna manera, puedes de "chiripa" ser el hombre del momento, pero rapidito la vida te pondrá nuevamente en tu lugar.

Ahora enfrenta a uno de los equipos más regulares y exitosos de los últimos años, con un grandísimo entrenador y extraordinarias individualidades, a mi ver Monterrey es el favorito, es probable (siempre lo es) que lleguen a ser siete perdidas, puede suceder otra catástrofe como hace unos meses en Toluca, mil accidentes y posibilidades ocurren en 90 minutos, muchas más en 180, 210, penales y pilones, la diferencia es como las afrontas, en la Final pasada fuimos testigos de la tragedia más grande de un equipo y su entrenador en muchos años, honestamente imagine que Rubén no podría superarla, afortunadamente estaba equivocado.

Excelente manejo de grupo, conceptos claros y tenacidad a prueba de todo hacen de Rubén uno de los mejores hoy en día, independientemente de lo que le tengan preparado los hados para mañana y el domingo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas