Los parados y sus objetivos

Cada formación tiene un objetivo, los parados como lo hemos ya comentado, son referencias hacia los jugadores de por dónde tienen que correr con más frecuencia.

Cada formación tiene un objetivo, los parados como lo hemos ya comentado, son referencias hacia los jugadores de por dónde tienen que correr con más frecuencia, quiénes serán sus compañeros inmediatos, a quién pueden rebasar y cuándo no pueden hacerlo dependiendo de las alturas y progresiones de jugadas, también ya mencionado gran cantidad de veces, toda formación se convierte en una misma dependiendo de posesión, ubicación de la pelota, marcador, minutos jugados y mil accidentes más. También hemos hablado que un parado no influye en lo absoluto si no se ha trabajado, de nada sirve parar a cinco en el fondo si no se aclara cómo, por y para qué, primero se practica y mecaniza, luego se utiliza, generalmente cada entrenador tiene un parado base y cierta cantidad de jugadas programadas, después se aplican variantes dependiendo del contrario, se transmite el objetivo desde el día uno de esa semana, se proponen las variantes y se sopesan factores para ver si es una buena opción cambiar o no. Se le llama entrenadores a estos personajes precisamente por eso, entrenan y asignan tareas, no improvisan o se iluminan ya entrada la competencia, por eso el término estratega es inapropiado, pueden tener clara la solución en mitad del encuentro pero las manos atadas si los jugadores no saben qué es lo que quiere ni cómo realizarlo. Analizaremos dos o tres objetivos de determinados parados, por ejemplo, la línea de cinco pretende salir con pelota controlada (al ser más defensas que delanteros la tarea se simplifica), también busca liberar a sus carrileros de frente y por sorpresa, pueden atacar ambos al mismo tiempo, no es una tarea tan importante el ocupar un espacio en su área cuando exista un desborde por la otra banda (vital en línea de cuatro), son jugadores con excelente fondo físico, velocidad y capacidades claras para volantear, los tres centrales deben, sin problemas, competir en el mano a mano contra cualquier adversario en caso de tirarse hacia un extremo, también, los marcadores por lo menos, deben tener facultades para ser productivos en caso de desprenderse en determinada jugada (en estos casos uno de los carrileros ocuparía el lugar abandonado o cualquiera de los contenciones), esta formación va en decadencia gracias a que muchos equipos utilizan ya sólo a un delantero, no hay más referencias (antes prácticamente todos jugaban con dos atacantes que chocaban con los dos marcadores y clarito sobraba uno en el fondo, ahora son tres para uno, el equipo se desequilibra en otros sectores al desperdiciar jugadores en esta posición). Con línea de cuatro se trabaja diferente, sólo un lateral puede sumarse al ataque por jugada, en cuanto lo haga el otro debe integrarse con los centrales, en caso de que el ataque rival se efectué por determinada banda, el lateral es la última línea de defensa, debe aguantar para ser auxiliado por algún volante antes de romper (si llegara a hacerlo el central de su lado tendría que abrir y topar con el desbordante dejando así desprotegida el área), como lo comentamos ya, en caso de desborde el lateral contrario al ataque debe cerrar y abandonar, las características de los centrales deben ser necesariamente de gran marca y sobresalientes en el juego aéreo, no son tan importantes las cualidades ofensivas en estos casos, incluso técnicas, cuatro en el fondo será por mucho, la mejor opción en estos tiempos. Ya partiendo de que la inmensa mayoría utiliza cuatro en el fondo hablaremos de los mediocampistas y delanteros, por ejemplo del ya tan recurrido 4-2-3-1, con dos contenciones (prácticamente es ya imposible jugar con uno solo) las tareas y libertades de los demás se simplifican, estos equilibran y protegen las zonas desocupadas, retardan y en muchos casos recuperan en contragolpes o desatenciones, los tres delante de ellos son jugadores con características más ofensivas que defensivas, los dos abiertos son casi siempre, ex delanteros extremos y su función es desbordar y centrar, el del centro es un creativo con ya, funciones defensivas, la principal es estorbar el libre accionar de los contenciones rivales, y el delantero además de meterlas debe empujar hacia las bandas la salidas del contrario. El 4-3-2-1 pretende desarticular el medio campo del rival, principalmente la contención al poner dos contra dos en esa zona, los tres atrás de ellos son contenciones con mucho mas libertad de romper en posesión del balón hacia, principalmente, las bandas (en apariencia esas zonas están abandonadas, por esa razón se deben utilizar por sorpresa), también los dos medias puntas deben buscar jugar por los extremos partiendo del centro, se busca realizar jugadas más elaboradas al tener elementos aptos en el medio campo (decíamos hace unas semanas que en estas posiciones profundizas o construyes, en este ejemplo en particular debes de tener jugadores creativos), el centro delantero tiene prácticamente las mismas tareas. El 4-4-2 es el que probablemente tiene más variantes, algunos utilizan un delantero por las bandas que recargan en defensa por el lado más fuerte del rival, en este caso los cuatro mediocampistas están prácticamente a la misma altura y con responsabilidades similares, en otros casos son dos delanteros centros que permanentemente están en el área contraria, los volantes abiertos tienen como principal función abastecerlos con centros desde cualquier altura del campo, a la defensiva los delanteros deben compactar al equipo echándose hacia atrás. Por último, jugar con tres delanteros y tres centrocampistas, 4-3-3, en este caso los tres de arriba resolverán según sus posibilidades y habilidades, cabe aclarar que los medios trabajaran como un péndulo, si son atacados por un extremo recorrerán hacia allá juntos, los delanteros abiertos deberán regresar por su banda por lo menos hasta medio campo, con mucho más urgencia si la ofensiva rival es por el lado contrario (al recorrer los medios hacia aquel lado este queda desprotegido y vulnerable), en este caso la capacidad física y disposición de los extremos es primordial. Básicamente y según el “librito” estos son los objetivos primordiales de determinados parados, que por supuesto pueden variar dependiendo del entrenador y sus visiones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas