Nacho sabe

De repente vemos equipos con arranques extraordinarios fuera del presupuesto de la afición y analistas, a veces por buen trabajo de Pretemporada o al contrario...

De repente vemos equipos con arranques extraordinarios fuera del presupuesto de la afición y analistas, a veces por buen trabajo de Pretemporada o al contrario (sin la sobrecarga del mismo para que a mitad del campeonato se resienta y no compitan más), otras por buenas actuaciones individuales de nuevos integrantes desconocidos para el rival, calendarios cómodos, yerros arbitrales o del contrario, en ocasiones parecen poner la tabla general de cabeza,  los inicios de temporada son muchas veces desconcertantes. Lo de Atlas me satisface y me da esperanza de que ahora sí se pueda lograr algo, claro está, con reservas por lo ya comentado, pero lo de San Luis es algo concreto y de ninguna manera sujeto a casualidades, el futbol desplegado por los gladiadores estos dos partidos y muchos del torneo pasado los hacen serios aspirantes. Desde la llegada de Ambriz se vieron cambios claros y no sólo “porque sí”, depurar el equipo significaba todo para los objetivos de Nacho, zafarse de jugadores como Luna, Coudet o Adrian Martínez por nombrar algunos dieron seriedad y credibilidad a sus ideas, nunca quedar bien o caer mejor, sólo trabajar y adecuar el plantel a sus necesidades. Tuve la oportunidad de platicar varias veces con Nacho estando en España, sobre sus aspiraciones y objetivos, del porque de su negativa a dirigir en aquellos momentos (cada 3 ó 4 meses tenía ofertas de algún club mexicano), su mayor preocupación era la credibilidad que pudiera tener en su plantel, porque, como ya lo hemos dicho, no importa muchas veces que es lo que dices, sino como lo haces, teniendo claras sus ideas dudaba el cómo trasmitirlas, algo completamente normal si tomamos en cuenta la elocuencia y pulcritud de dicción del Vasco, siendo su discípulo probablemente buscaba pulir esa otra herramienta bastante útil para todo entrenador. Ya en aquel tiempo estaba claro los alcances que tendría él como entrenador, con conocimientos extensos y en todos los renglones, excelente manejo de grupo, trabajador y carismático, es de esos tipos que te inspiran confianza por ser abiertos y “sincerotes”, siempre alegre y dispuesto a ayudar sin pedir nada a cambio, imposible no tener éxito siendo como realmente se es, sin pretender nada, humilde y común, conforme vives valoras a quien te dice de frente lo que opina de ti, bueno o malo, a mi ver es la forma más fácil de identificar quien es quien en cualquier ámbito. Irónicamente lo que más le preocupaba a Nacho es lo que ha convencido al grupo, a final de cuentas es futbol y no oratorias ni obras teatrales, saben que pretende y a qué va, sin fingir y trabajando hombro a hombro, eso a la larga es lo único que cuenta. Soy enemigo, como la mayoría, de dar pronósticos, y no los hacemos porque todo gira en tener la razón, pero en este caso tengo la certeza de que San Luis calificara sin problemas y peleara el titulo, me reservo el “que les dije” y acepto sin problemas el “este güey no sabe ni madres” al final del torneo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas