Mascareno

Yo analizo, t decide

Mircoles 12 de Diciembre del 2012



Yo sé que mil cosas hice mal, que a lo largo de mi carrera fui más sinvergüenza que comprometido, siempre buscando atajos para aplausos, siempre dependiendo de apoyo antes que soportar a diez, desde el día que la pelota me retiró lo he repetido mil veces, el fútbol me dio mucho más de lo que yo le di a él.

Me ajusto y asumo las consecuencias de mis actos, tener credibilidad es algo que probablemente no recuperare, pero a pesar de que no recorrí el camino correctamente, lo hice apegado a lo que mis conclusiones distorsionadas dictaban, es decir, no hice más de lo que consideraba para agradar, si se acababa ahí, listo; no fingiría nada para conservar la "chamba", no me arrepiento de mis acciones, no me arrepiento por voltear la cara a mis "patrones" condescendientes, cuando los demás abrazaban, yo estiraba la mano. No quiero que me confundan por favor, lo único que digo es que jugué al fútbol como lo sentía, cada segundo dentro de la cancha, sudaba sangre por cada balón, lo de afuera es lo que arrastro día tras día. Por supuesto que cada compromiso lo asumí al nivel requerido, mis tiempos "muertos" son los cuestionables.

Lo que más valoramos en los demás es la rectitud, la coherencia y la certeza, pero ¿qué tal si tus conclusiones honestas son equivocadas?

Nunca desveladas en tiempos de entrenamiento, borracheras o faltas de respeto a mis colores, fueran los que fueran, profesional igual que el mejor, lo cuestionable en mi accionar fue siempre mi indiferencia a las circunstancias del fútbol, mi pecado siempre fue no vivir regido por  las vicisitudes de cada juego, mis descaros dentro de la cancha tenían varias perspectivas, si peleábamos el descenso, irresponsable, si estábamos en la punta, osado; el tema es que para mí, jugar al fútbol siempre fue un placer, sin importar jetas o sonrisas.

Ahora intento transmitir lo que mis sensaciones orillaron, siempre honesto, fácil y claro, analizando o dirigiendo, trato de clarificar lo que veo sin adornarlo, dicen que uno juega como vive, dirige como jugó y me imagino que comenta como dirige, ese es el equivalente a la honestidad, mal o bien pero sensato, todo lo demás carece de valor, intento explicar sin rebuscar frases, en cualquiera de mis facetas, analizando o dirigiendo, no miento ni aderezo; digo lo que considero y aclaro con gusto lo que intente decir, lo siento, tampoco intento agradarlos a ustedes, desgloso lo que viví, entiendo y entendí solamente, si para ustedes, apreciables lectores, una insensatez de "corridito" tiene más valor que una verdad "balbuceada", no podremos ponernos de acuerdo nunca.

Lamentablemente le creemos al "gritón", adoramos al elegante y menospreciamos al tartamudo, la realidad es que no importa lo que se diga siempre y cuando conozcamos al interlocutor y suene "chido", sean del tamaño que sean sus "babosadas".

Hoy, lo que la generalidad valora es como lo expreso, no lo que en realidad dijo, lamentable pero cierto.

Yo como muchos te digo lo que creo sinceramente, y te exijo que concluyas, no repitas por favor, lo que suena más bonito.

Con gusto estamos en contacto vía twitter @gmascareno

Nota: Las columnas que se presentan en la seccin Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad nica de sus autores y no reflejan necesariamente la opinin periodstica de Medio Tiempo.

Comentarios