Continúan las buenas señales

Lo más complicado en este momento para los cinco jugadores que dieron positivo el control antidopaje debe ser la terrible incertidumbre. El qué va a pasar, cuando ellos saben que son inocentes, que nu

Lo más complicado en este momento para los cinco jugadores que dieron positivo el control antidopaje debe ser la terrible incertidumbre. El qué va a pasar, cuando ellos saben que son inocentes, que nunca consumieron algo para mejorar su rendimiento. Pero el reglamento de la WADA (World Anti-Doping Agency ó Agencia Mundial Antidopaje), es muy estricto y responsabiliza directamente al deportista de cualquier substancia prohibida que se encuentre en su cuerpo. Para este organismo, ellos son positivo de doping no hay vuelta de hoja. Lo único que esperan es conocer la sanción que imponga la Comisión Disciplinaria de la Femexfut, que con base en el reglamento de la WADA, tendría que ir de seis meses a dos años. Pero ese mismo reglamento en su artículo cuarenta y siete, habla claramente que el deportista está en todo su derecho de explicar, documentar y si ustedes quieren justificar la presencia de esa substancia en su organismo y si su defensa es sólida podrían lograr una sanción de cero días. Ojo así dice, castigo hay, pero puede ser de cero días, ¿qué les parece? Partiendo de la noticia y separación de los jugadores, arrancó el vía crucis de estos seres humanos que junto a sus seres queridos han tenido que soportar el dedo acusador de propios y extraños. La errónea y en ocasiones mal intencionada información de parte de algunos medios o comunicadores y el riesgo de quedar marcado de por vida, sea cual sea el veredicto final. Ya con el problema encima, habrá que reconocer la transparencia  de los directivos quienes no esperaron a que la información se filtrara ó la diera a conocer la WADA o la misma FIFA a donde llegan en automático los resultados de cualquier examen positivo en sus laboratorios certificados.  Inició en ese mismo instante la defensa férrea de la honorabilidad de los futbolistas. De inmediato se cuestiono al Cuerpo Médico del Tri,  si se había suministrado algún medicamento ó suplemento alimenticio, la respuesta fue tajante no. Continuaron las pesquisas y aunque para muchos de manera irresponsable, Justino Compeán  habló de una intoxicación por ingesta de carne contaminada con clembuterol. Desde esa declaración, éste es el argumento más fuerte en la elaboración del expediente que se tendrá que entregar a la disciplinaria en México. No se ha escatimado en recursos económicos y humanos para apoyar a los futbolistas. Se  realizó  una nueva prueba la cual como saben dio negativa y fue el inicio de las buenas noticias para pensar en un final feliz. La segunda señal positiva la dio el Secretario General de la FIFA, Jerome Valcke quien en el marco de la Copa del Mundo Sub-17, declaró que FIFA no veía mal que CONCACAF autorizara la substitución de los cinco jugadores separados para la Copa Oro. Es evidente que el trabajo político de los tan cuestionados directivos mexicanos, rindieron frutos al menos al convencer al Sr. Valcke que todo se trata de un mero accidente. De otra forma no se entendería la declaración del directivo que termina por ser un voto de confianza a la inocencia de los nuestros.   Y cuando los directivos habían decidido no hablar más del tema públicamente, trasciende la carta que enviaron los laboratorios de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) con los niveles de clembuterol en los mexicanos.  Y con ésta, otra avalancha de comentarios, que si son muy altos, que es imposible pensar en contaminación por ingesta etc. Pero cerramos el domingo con otra gran señal, La CONCACAF por medio de sus presidentes de Federación, autorizaron a México  para registrar cinco nuevos jugadores y terminar completo Copa Oro. A todo esto habrá que agregar que el expediente que está elaborando la Federación para la Comisión Disciplinaria, contiene toda la información gubernamental a cerca del problema del clembuterol en la carne que consume la población en  nuestro país. Así que hoy nadie sabe cual será la decisión final sobre este caso, pero las señales siguen siendo positivas. Aunque estoy seguro que la decisión que tome y anuncie la comisión  mexicana, será previamente consultada con la WADA. No se pueden arriesgar a que este caso llegue al TAS (Tribunal de Apelación Deportiva) y que la inhabilitación se vaya hasta dos años. Eso digo yo. Pero Tú ¿Qué piensas?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas