Luz y sombra

Después de una semana complicada con el tema del doping y la incertidumbre que priva con los cinco jugadores involucrados en el tema, fue un gusto ver como el grupo se recupero del golpe psicológico y

Después de una semana complicada con el tema del doping y la incertidumbre que priva con los cinco jugadores involucrados en el tema, fue un gusto ver como el grupo se recupero del golpe psicológico y dio el mejor primer tiempo de la era José Manuel de la Torre. No sé, si fue por iniciativa propia o por recomendación de alguien pero es una gran idea de “Chepo”,  el no involucrarse en asuntos extra cancha.  Dejar esos temas a los directivos  para  blindar a su grupo de jugadores quienes se concentraron únicamente en lo deportivo y resolvieron el partido frente a Costa Rica, que en el papel se suponía más difícil. No faltara quien asegure que el resultado se dio más por lo que dejo de hacer el cuadro tico  y solo estaríamos de acuerdo en señalar que es la peor versión de Costa Rica en los últimos años. Bronca de La Volpe y ticos que le acompañan. Es un hecho que el aspecto anímico fue muy importante en los primeros minutos del encuentro y dio la impresión que salieron a comerse vivo al rival,  aunque los argumentos futbolísticos fueron varios como para sentirnos satisfechos del cierre de esta primera fase de  Copa Oro. Mientras se jugaba esa primera parte me acorde del “Maestro” Carlos Reinoso quien siempre habla del famoso “volumen de juego” que no es otra cosa que el trabajo de conjunto que se va reflejando en la cancha con movimientos mecanizados y  coordinados,  recorridos y pasadas que logran la cohesión entre líneas y que el equipo se vea compacto. Que se mueva en treinta y cinco o cuarenta metros máximo y que tenga la famosa reconversión, si tengo la pelota todos somos ofensivos,  si no,  todos tienen una función defensiva. Esa es la impresión que dejó esa primera parte donde anotaron cuatro goles y pudieron hacer otros cuatro. Para el segundo tiempo es evidente que México dosifico el esfuerzo  y consintió al rival que intento corregir y mejoró un poco sólo un poco,  porque sin que les pasaran por encima como en la primera parte sí les pudieron hacer otros cuatro. Esa es la luz del fin de semana tricolor. La sombra apareció en las Vegas, donde el cuadro Sub-22 cayó 3-0 ante Venezuela y aunque me digan que la cancha era horrible o que el marcador fue exagerado, es un duro golpe para este grupo de chavos que enfrente tienen la gran responsabilidad de la Copa América. Seguro,  Luis Fernando Tena no pudo dormir después del juego y no sólo porque su equipo no mostró absolutamente nada en la cancha, con muchas imprecisiones en lo individual y de ahí a lo colectivo. El insomnio del “Flaco” lo pudo haber provocado, si esto sucedió,  la falta de liderazgo en este grupo que no encontró en ninguno de los jugadores  que participaron del partido, al hombre que se echara a cuestas al grupo para pegar un grito, acomodar a sus compañeros o simplemente hacerse notar en el terreno de juego. Todo quedó en pobres y esporádicos esfuerzos aislados y muchas dudas que incluyen a los famosos refuerzos.  El tiempo se acorta y el futuro hoy se ve negro. Así que el “Flaco” tendrá que platicar largo y tendido con “Chepo” y decidir si los actuales convocados tienen los tamaños para sacar adelante este duro compromiso. O de plano, buscan y negocian como modificar la lista definitiva. Eso digo yo pero  tú ¿Qué piensas?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas