Los detalles estadísticos y anecdóticos del Clausura 2012 (1 de 2 partes)

El Clausura 2012, en su fase regular, es historia. Tal vez la calidad general del certamen no ha sido muy diferente a la que se ha registrado en los últimos tiempos.

El Clausura 2012, en su fase regular, es historia. Tal vez la calidad general del certamen no ha sido muy diferente a la que se ha registrado en los últimos tiempos, la cual no tiene contentos a muchos. Sin embargo, estadísticamente hubo hechos muy interesantes, además de consignar en este espacio algunas de las situaciones que seguramente habitarán en la memoria de los buenos aficionados a este deporte. Esta es la primera de dos entregas. EL TORNEO CORTO CON MENOS GOLES El Clausura 2012 empató la marca de más igualadas a cero en la etapa regular de un torneo corto, al contabilizar 16, equiparándose con lo ocurrido en el Clausura 2003. Eso ayudó a que el torneo que recién culmina en su etapa a puntos, se convirtiera en el que menos goles acumuló en toda la historia de los torneos cortos. Fueron 375 goles los que se anotaron en los 153 partidos, lo que da una media de 2.4509 por cita. No es la media más baja de la historia, pero sí la peor en la Era de los Torneos cortos, quedando por debajo de los 376 goles y 2.4575 tantos por cita que se registraron en el Clausura 2007. Hay que ir a los torneos largos de 1986-87 y de 1989-90 (para los que creen que esos campeonatos a dos vueltas son sinónimo de espectáculo) para encontrar promedios más bajos; en ellos se registraron 2.34 y 2.40 goles por encuentro. SANTOS MANDONES Santos Laguna fue un justo líder general, no sólo porque, obviamente, sumó más puntos que el resto (36 unidades) , sino porque fue el equipo que más jornadas ocupó la cima de la tabla, lo que consignó en nueve ocasiones. Es apenas la segunda vez que el cuadro de La Comarca culmina un campeonato en la primera posición, algo que sólo había conseguido en el Apertura 2007, bajo la tutela de Daniel Guzmán. En aquella ocasión el liderato general no fue el prólogo del título para los de la Comarca, que en esa Liguilla fueron eliminados por los Pumas en la ronda de las Semifinales. Esta producción de puntos (36) es la segunda más alta para el Santos en un torneo corto, sólo por debajo de los 38 que acumuló en el Apertura 2007. TIGRES INTRATABLE EN SU CUEVA Apenas el sábado pasado los Tigres extraviaron una cadena de 26 juegos en fila sin perder ante su gente, registrando en ese periodo un total de 18 triunfos y ocho empates. Esta es la mayor marca histórica para el club que administra CEMEX y la mejor de todo el futbol mexicano en la Era de los torneos cortos. Los Tigres, que cayeron 1-2 con el Puebla, no perdían desde el 29 de enero de 2011 cuando sucumbieron con el Toluca (0-1). EMPATAN A PUMAS Con su corona de goleo individual compartida, América y Toluca apuntan su trono goleador número 11 en la Época Profesional, igualando a los Pumas, que eran en exclusiva, el club con más títulos en ese rubro. Curiosamente tanto Iván Alonso, como Christian Benítez, ya habían sido reyes del gol antes, aunque el segundo de ellos lo había conseguido con otro club, el Santos Laguna. Alonso es el tercer jugador de los Diablos que obtiene un bicampeonato de goleo en torneos consecutivos, como lograran antes José Cardozo y Héctor Mancilla. El empate entre Alonso y Benítez a 14 goles también tuvo un cómplice silencioso (ver el último punto de esa nota). VILAR ES LEYENDA El viernes 23 de marzo, en un partido ante el América, el guardameta del Morelia, Federico Vilar impuso una nueva marca de partidos consecutivos y completos para un guardameta en la Liga mexicana. Esa noche el argentino jugó su partido en fila número 152 rebasando la marca de Javier Ledesma, quien con las Chivas acumuló 151 juegos de Liga y Liguilla sin perderse ni un minuto entre 1987 y 1990. Vilar no se pierde un partido de Liga desde el 16 de marzo de 2008 cuando en Toluca el portero del Atlante fue Rafael “El Higuita” Cuevas. Desde entonces jugó de forma consecutiva, y sin perderse ni un minuto, los siguientes 79 partidos de Liga y Liguilla con el Atlante y los 78 que ha disputado Morelia desde su traspaso a mediados del 2010, logrando hilvanar hasta la fecha un total de 157 cotejos sin dejar de jugar ni un minuto. HOMBRES DE HIERRO Vilar fue uno de los 22 futbolistas que jugaron los 1530 minutos posibles en el Clausura 2012. Casi la mitad de ellos, 10, fueron guardametas: Vilar (Morelia), Palos (Tigres), Palacios (Pumas), Hernández (Chiapas), Orozco (Monterrey), Álvarez (Puebla), Martínez (Estudiantes), Saucedo (Tijuana), Corona (Cruz Azul y Cota (Pachuca). Tampoco se perdieron ni un minuto Hugo Ayala (Tigres), Juninho (Tigres), Jorge Torres Nilo (Tigres), Carlos Salcido (Tigres) Efraín Velarde (Pumas), Ricardo Jiménez (Atlante), Iván Alonso (Toluca), Osvaldo Martínez (Atlante), Marco Antonio Jiménez (Querétaro), Rodrigo Salinas (Puebla), Carlos Esquivel (Toluca) y Jonathan Lacerda (Puebla). Cabe destacar que Tigres fue el equipo que más futbolistas aportó a esta nómina con cinco y que en cambio hubo cinco equipos que no tuvieron ningún representante en esta lista: América, Atlas, Chivas, san Luis y Santos Laguna. OTRO RÉCORD PARA OSWALDO El 31 de marzo pasado, en un juego entre Toluca y Santos Laguna, el guardameta Oswaldo Sánchez rompió una nueva marca en su brillante carrera, al atajarle un penal a Iván Alonso. Fue la pena máxima número 22 que Oswaldo contiene en su carrera en la Primera División (le han ejecutado 92) y así estableció un registro inédito, al superar el récord de los 21 penales atajados por Adrián Chávez.   ESTUDIANTES REPROBADOS Estudiantes se empeñó en hacerlo todo mal y darle un digno colofón a su tortuoso viaje a la Liga de ascenso. Las decisiones incomprensibles de la familia Leaño le permitieron hacer historia nueva, pues entre las fechas 2 y 5, el equipo impuso una marca al tener cuatro distintos entrenadores en cuatro partidos seguidos; ante San Luis apareció José Luis Salgado, contra América dirigió Gilberto Adame, ante Tigres el interino fue Álvaro Galindo y finalmente frente al Atlas debutó Héctor Hugo Eugui. No conforme con este desfile de entrenadores, sin llegarse a sentar en el banquillo apareció el argentino Omar Asad, quien fue semi presentado como técnico del club, aunque nunca llegó a debutar oficialmente. Esos desatinos fueron parte de la explicación del descenso de este equipo, que abandonó sin pena ni gloria, una estancia de 37 años en la Primera División.   GOLES EN SUSPIROS Dos anotaciones merecen un sitio especial en la memoria por la rapidez con la que se concretaron. En la fecha 5, el defensa argentino Javier Muñoz Mustafá pasó a la historia al marcar el autogol más veloz los tiempos de todos –al menos desde que hay registros al respecto- en la Primera División Nacional. Muñoz Mustafá, del Pachuca, anidó involuntariamente la pelota en su propio arco cuando apenas habían pasado 14 segundos del inicio de un extrañísimo encuentro ante el Toluca en el Nemesio Díez. Otro gol que ingresó en la enciclopedia no escrita de la Liga mexicana es el de Abraham Darío Carreño, que con el Monterrey, anotó frente al Atlante el gol más rápido  (21 segundos) que se haya concretado en el Estadio Andrés Quintana Roo. UNA VOLTERETA DE LEYENDA El 5 de febrero de 2012, en el citado duelo entre Toluca y Pachuca, se presentó una increíble  voltereta que no es común ver ni en el a veces inconsistente futbol mexicano. Y es que los Diablos llegaron a tener una ventaja de 3-0 cuando habían transcurrido apenas 17 minutos y acabaron perdiendo por 3-4.  Un equipo que desperdiciaba una diferencia favorable de tres goles para perder, desde un Veracruz.Pumas efectuado el 8 de noviembre de 2003, en el que los jarochos ganaban 3-0, antes de que la reacción puma le llevara a ganar por 4-3, gracias a tres tantos de Francisco “Kikín” Fonseca y uno de Ailton Da Silva. Esos cuatro goles de los universitarios se gestaron en una cifra récord de nueve minutos, entre el 70 y el 79’. CHIVAS, HISTÓRICAS El Guadalajara, que en este 2012 ya cuenta cuatro distintos entrenadores (Fernando Quirarte, Ignacio Ambriz, Alberto Coyote y John Vant Schip) registró dos etapas que pasarán a la bitácora de sus días más negros. Registró el peor arranque de su historia, al perder por primera vez sus tres primeros juegos del campeonato y apenas pudo rescatar un punto en las seis jornadas iniciales; luego, cerró el concurso con otra lamentable cadena sin precedentes. Nunca antes Chivas había perdido cinco juegos al hilo en la Liga y tampoco había sumado ocho derrotas consecutivas en juegos oficiales. La Era Vergara tocó fondo con un campeonato que estadísticamente es el segundo peor en torneos cortos, al sumar 15 unidades, sólo una por encima de las 14 que juntó en el Invierno 2000. EL REY DEL CERO Durante el torneo, el Atlas concretó su salvación, o tal vez sólo haya prolongado su agonía, pues de cara al siguiente ejercicio partirá como el equipo con menos puntos acumulados, a cinco unidades del penúltimo en la tabla de cocientes, el Querétaro. El caso es que el transitar de los Zorros tuvo como principal característica la inoperancia ofensiva y la solidez en defensa. La virtud le permitió dejar en cero a 11 rivales, lo que no es poca cosa, y haber tenido la defensa menos vulnerada del campeonato hasta la fecha 16, pues en la última jornada extravió el honor al admitir tres tantos del Santos Laguna. Su defecto, en cambio, metió a este cuadro tapatío en los libros de marcas negativas, al igualar el registro de menos goles anotados en un torneo corto, que con siete goles a favor ahora comparte con los Indios de Ciudad Juárez del Apertura 2009. Además, durante el certamen el ataque rojinegro llegó a acumular 621 minutos sin hacer gol, lo que representa la segunda más larga sequía del club en la historia. Otra dudosa distinción que ha quedado a nombre del Atlas de Juan Carlos Chávez, es el de poseer la marca de más empates sin goles en la Era de los torneos cortos, ya que igualó a nada en siete compromisos del recién finalizado, en su fase regular, certamen. EN BLANCO COMO LOCAL Atlante se despidió del certamen sin ser capaz de ganar ni un partido como local. Disputó ocho cotejos en el Andrés Quintana Roo y no pudo ganar ninguno de ellos, al reportar tres empates y cinco derrotas. Que un equipo no ganara como local a lo largo de todo un torneo no se registraba en la Primera División Nacional desde el Apertura 2009 cuando no lo hicieron ni Indios, en nueve juegos, ni Chiapas, en ocho. En la primera vez que Atlante completa un certamen sin ganar un partido en casa, y la malaria no se limita a este torneo. Los Potros suman 13 actuaciones seguidas como local sin obtener un triunfo, racha a la que “aportan” tres distintos estrategas, Miguel Herrera, Mario García y José Luis González China, aunque este dato no existiría, si el árbitro Fernando Guerrero hubiera visto la clara mano con la que Emanuel Villa anotó agónicamente el empate a dos al Atlante, en la fecha 4. LO INCREÍBLE Entre las pifias arbitrales más grotescas y comentadas –en un certamen que en ese rubro entregó fallas a montones- hay que apuntar el balón que claramente salió del campo previo a la jugada del único gol con el que Tigres venció 1-0 al Querétaro en la fecha 2, así como los goles anotados por la mano de Emmanuel Villa, de Cruz Azul, ante Atlante (jornada 4) y Segundo Castillo, de Pachuca contra las Chivas (Jornada 17).  Otra de las fallas que a la postre fueron importantes, fue la de Jorge Eduardo Gasso y su cuerpo arbitral, que el 31 de marzo ante Santos Laguna, no validaron un gol de Iván Alonso –que se hubiera coronado en solitario- por no ver que la pelota sí superó completamente la línea de gol, uno de esos goles fantasmas que con el uso de la tecnológica, y que ya está siendo probado por FIFA, no se darán en el pasado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas