Ninguna 'bomba' aún para la Liga MX

¿Nery Castillo? ¿Raúl Tamudo? ¿Amaranto Perea? ¿Mariano Pavone? La verdad es que algunos de los refuerzos que se han anunciado de cara al Apertura 2012 son nombres conocidos y suenan interesantes...

¿Nery Castillo? ¿Raúl Tamudo? ¿Amaranto Perea? ¿Mariano Pavone? La verdad es que algunos de los refuerzos que se han anunciado de cara al Apertura 2012 son nombres conocidos y suenan interesantes, aunque algunos medios parecen estar urgidos por venderlos como fichajes “Bomba”, lo que a mi parecer es una completa exageración. Ojo, no quiere decir que no puedan ser contrataciones que le aporten interés a la Liga, pero no veo en ninguno de ellos elementos suficientes para calificarlos de auténticas “figuras” del futbol internacional, aún en el declive de sus carreras, como sí lo eran jugadores como Zamorano, “Piojo” López, Bebeto, Bakero, Michel, Martín Vázquez o Butragueño, más allá de que algunos de ellos no acabaran de entregar buenas cuentas. Habrá que ver primero, por ejemplo, que Nery Castillo juega en Pachuca, aquel que maravilló en la Copa América de 2007 o el que pasó de largo en la MLS con el Chicago Fire en el 2010. La apuesta es inteligente por lo que potencialmente puede ofrecer, sobre todo, conducido por Hugo Sánchez, con quien tuvo una química especial en su momento, aunque también tiene un alto riesgo por el carácter difícil del jugador y la inconsistencia de la que ha sido presa su carrera desde que salió del Olympiakos hace cinco años. Respecto a Raúl Tamudo, de trayectoria intachable  aún sin haber jugado por un grande en la Liga española, se debe reconocer que se trata de un profesional que entregó una cifra de goles importante en todos los equipos en los que militó, sobre todo en el Espanyol, en el que es su mejor goleador histórico.

A los 34 años aún puede aportar y prueba de ello es que la campaña pasada hizo nueve goles con el modestísimo Rayo Vallecano, al que ayudó a mantenerse en la categoría.  La idea es que repita algo parecido a lo sucedido el año pasado con Luis García, otro muy buen fichaje que entregó dividendos en Puebla y ahora buscará repetir con los Pumas. El colombiano Luis Amaranto Perea (33 años) si llega directamente de un equipo mucho más importante, el Atlético de Madrid, al Cruz Azul, y lo hace unas semanas después de haberse coronado por segunda vez en su carrera Campeón de la Europa League, certamen en el que casi no fue considerado en las instancias decisivas. Jugar ocho años seguidos en un equipo como el Atlético no es labor sencilla; Perea sigue siendo hoy pese a los años un defensa muy rápido, aunque un tanto distraído, que a veces por su buena técnica se excede en querer salir jugando y se lleva algunos sustos. Puede fortalecer durante un año, difícilmente dos, un sector donde Cruz Azul lleva rato sin acertar. Es claro que Perea tiene sin mucho más cartel que Edcarlos o el mismo Waldo Ponce, pero tampoco creo que sea un fichaje “bomba”, el del seleccionado colombiano. Tampoco se discuten los méritos del nuevo centro delantero cementero, el argentino Mariano Pavone, que a pesar de no haber triunfado en su aventura europea con el Betis de Sevilla (19 goles en tres campañas) y de haber sufrido un descenso con River Plate, es reconocida su capacidad en Argentina, donde hizo campañas positivas con Estudiantes de La Plata y Lanús; Pavone es un delantero aguerrido, luchón y físico, del estilo de Vuoso –en su mejor momento- y buscará suplir la cuota de gol que el equipo perdió con la salida de Emanuel Villa. Aún está por verse si se adapta al futbol mexicano y logra hacer olvidar al “Tito”. Entre los 16 nombres de los futbolistas extranjeros de reciente ingreso que ya han sido ratificados, hay otros que también invitan al optimismo. El habilidoso atacante ecuatoriano Jefferson Montero –que ya estuvo en Dorados hace unos años- y jugó en Villareal y Betis en la Liga española puede ser de mucha ayuda al nuevo Morelia de Romano. Lo mismo se puede esperar del delantero chileno Esteban Paredes (Atlante) y de los ecuatorianos Fidel Martínez (Tijuana) y Luis Bolaños (Atlas), entre otros.

Poco en cambio se puede hablar de apuestas de bajo costo como las que han realizado Querétaro (los uruguayos Gustavino, Vera y Castillo), San Luis (Sebastián Fernández) y Puebla (Herminio Miranda y Matías Abelairas), clubes cuyas economías tampoco permiten demasiado. De todos modos en la nómina de altas aún no encontramos, en el papel, a un jugador de la talla de Jackson Martínez, colombiano que se marchará de la Liga azteca para jugar en Portugal, ni un fichaje “bomba” como muchos intentan vender. Muchas veces los jugadores que llegan a México casi de puntillas, como hace seis meses lo hizo Leandro Cufré (Atlas), acaban siendo más rentables que otros supuestamente con más cartel como el mundialista ecuatoriano Jorge Guagua, que no hizo mucho con Atlante, o el seleccionado venezolano Osvaldo Vizcarrondo, que jugó poco y mal con el América. Aún puede haber algún fichaje verdaderamente estelar si Tigres y Santos Laguna vuelven a enseñar su poderío económico o si Cruz Azul se pone las pilas para completar su cuota de extranjeros con algún refuerzo “mediático”. El aporte de los jugadores foráneos es normalmente el que le da calidad y nivel a una Liga. Los campeonatos más reconocidos en el mundo son los que tienen justamente a los mejores extranjeros, y aunque México no puede aspirar a competir con los precios que se pagan en los principales campeonatos europeos, y otros mercados como Ucrania, Rusia, China o Qatar también han abierto las chequeras para llevarse a buenos jugadores, si en México hubiera menos intereses creados, mayor ingenio y conocimiento de muchos directivos, se podría contratar a jugadores más llamativos.  El mercado africano lleva rato olvidado y de Europa se pueden traer a futbolistas de mayor realce. Tal vez jugadores como Trezeguet, Henry o Raúl, y  algunas verdaderas “bombas”, ayudarían en el inicio, al menos, a hacer más atractiva la marquesita de la nueva Liga MX.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas