Muere el escritor colombiano Gabriel García Márquez... Más información en CNN México
Jorge Witker.

¿Fin de ciclo?

Martes 26 de Febrero del 2013



El FC Barcelona ha sufrido una nueva e inobjetable derrota. En semanas consecutivas, el AC Milán y el Real Madrid le han hecho morder el polvo en duelos de gran relevancia. Se sabe que aún un equipo fantástico como el de Messi, Iniesta y Xavi, puede perder un día cualquiera. Lo que no es común es que pierda dos de tres juegos y que ambas derrotas hayan sido totalmente merecidas. En otras palabras a este mágico Barcelona era más fácil vencerlo que hacerlo ver mal,  y la imagen ofrecida en San Siro y en el mismo Camp Nou fue francamente pobre.

Tras lo sucedido en la Champions League se pensó en una mala noche, la tienen todos los equipos. Ahora, luego del rotundo 1-3 ante los merengues,  el ánimo catastrofista de muchos ya anticipa el final de un ciclo, sin duda el más feliz y exitoso en la historia del club catalán.

La posibilidad está latente, no hay que descartarla. El FC Barcelona tiene cuatro años practicando un futbol de ensueño y ganando títulos a montones. Es imposible, aún para los grandes clubes, mantenerse en ese grado de excelencia permanentemente. Un equipo, por más estructurado que esté, es conformado por personas y éstas son propensas al paso del tiempo o a la pérdida del entusiasmo o a aminorar su grado de compromiso o ambición. Algo de eso, dicen, habría detectado “Pep” Guardiola en los días en los que decidió marcharse, justo consciente de que renovar ese “fuego interno” en la plantilla blaugrana no sería nada sencillo y que él mismo no se sentía lo suficientemente fuerte o ilusionado para hacerlo.

También es factible que la facilidad con la que el cuadro catalán se ha acostumbrado a ganar en la Liga española, haya podido influir para que muchos de sus futbolistas hayan perdido algo de tensión competitiva. Sobrados y confiados en resolver favorablemente los partidos siempre fieles a su estilo, esa inercia ganadora pudo ocultar cierto declive en algunos y generar la sensación de que sin jugar a tope se podían alcanzar los objetivos. Además, la clarísima ventaja sobre el Real Madrid y el Atlético pudo también provocar una sensación de relajación que luego, impide repentinamente jugar al tope de sus posibilidades.

No es un tema grato, pero indudablemente ha afectado al equipo la grave enfermedad del entrenador “Tito” Vilanova, que lo marginó del cargo durante varias semanas. Por más que Barcelona domine un estilo y tenga perfectamente definido un esquema, hay algunas variantes tácticas o decisiones estratégicas que desde la distancia cuesta más asumir, y da la sensación que en los últimos juegos, sobre todo los importantes, se ha repetido sistemáticamente una misma formación, lo que hace aún más predecible la forma de jugar de un equipo que juega “de memoria” y por lo mismo es sobradamente conocido por sus adversarios.

Tampoco hay que olvidar que enfrente del Barcelona hubo dos equipazos históricos como Milán y Real Madrid, aunque con respeto de ambos, ninguno hoy pasa por un gran momento, más allá de que hayan hecho estupendos partidos contra el cuadro culé.

Por eso, y porque fue palpable que además de lo bien hecho por sus adversarios, el cuadro blaugrana tuvo sus luces apagadas y rendimientos individuales –lo de Messi fue muy gris- y colectivos muy discretos, los días que siguen –y sobre todo el juego de vuelta ante el AC Milán- nos ayudarán a saber si estamos presenciando una pequeña crisis o el inicio del declive definitivo. Como en el periodismo es preferible ser historiador que profeta, y para no caer en el tremendismo de otros colegas, es preferible dejar que el juez cronos dicte su sentencia…



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios