Sismo de 7 grados en Centro de México, más información en CNNMéxico.
Jorge Witker.

¿Partidos amañados en México?

Martes 12 de Febrero del 2013



El tema de los partidos amañados no es en absoluto nuevo, aunque las autoridades de Europol (Oficina europea de policía) han decidido pasar de las investigaciones a las detenciones y ello ha permeado a nivel mundial dejando la sensación de que todo el futbol está sucio.

Imposible no estar preocupado por la credibilidad de un deporte espectáculo que resulta cautivante en buena medida por la idea –que a algunos ya les parecerá ingenua- de que en este juego lo decide el balón y el azar, dos elementos incontrolables que lo hacen maravillosamente impredecible.

Ya la FIFA avisó de este delicado tema hace al menos unos tres años y desde entonces está colaborando, en la medida de sus posibilidades, con la Interpol a detectar esta red de apostadores que han corrompido a distintos personajes del futbol –casi siempre de baja escala,  que son los más vulnerables, para adulterar algún resultado en casi cualquier liga del planeta con dinero que parece estar casi siempre vinculado a mercados de oriente, principalmente en Singapur y China.

Lo primero que habría que aclarar a quienes a distancia y en el total desconocimiento alzan la voz pidiendo que la FIFA asuma mayores responsabilidades y se ponga a investigar lo que pasa a gran escala,  es que este organismo no está facultado legalmente para hacer una sola detención en ningún lugar del planeta, aunque tuviera pruebas de este tipo de delitos. La FIFA, ciertamente un organismo con poca transparencia en muchos de sus manejos, es un ente aparentemente supranacional pero que no tiene manera de aplicar leyes y castigos en ningún país afiliado, como máximo, imponer sanciones o suspensiones deportivas.

En ese sentido hay que reconocer que los actos delictivos de los que se habla, por más que dañen al deporte que la FIFA organiza, deben ser investigados y penalizados por otro tipo de organismos.

Las casas de apuestas, que suelen ser satanizadas, tampoco deberían ser consideradas las culpables de que se estén amañando partidos, pues ellas no necesariamente son las directamente beneficiadas, sino aquellos apostadores que logran controlar deshonestamente resultados para cobrar ganancias que nadie espera o pocos se atreven a pronosticar.  
 
El tema es espinoso y debería ser tratado con urgencia también en México. Europol lo está haciendo en el futbol de Europa sin cortapisas y aparentemente buscará llegar al fondo de toda esta red de corruptelas. La Interpol algo está intentando hacer también a nivel mundial, pero deberán ser distintos organismos de investigación policiaca y procuración de justicia los que aborden este tema con mucha mayor profundidad, para lo cual es evidente que se requiere de un trabajo coordinado con autoridades de distintos países.

Lamentablemente en nuestro país muchos siguen sin darse por aludidos. Parece que estuviéramos “vacunados” contra la corrupción, un mal que permea en muchos ámbitos de nuestra sociedad. No debería parecernos tan lejano el asunto. Tendríamos que estar atentos y preocupados, sobre todo las autoridades de la Femexfut y la Liga MX, pero la postura de Decio de María de creer permanentemente en la buena fe de todas las partes hace pensar que los dueños del balón viven en una burbuja, al margen del mundo real.  Da la sensación, además, de que la PGR tiene muchos otros temas que le resultan más graves y urgentes, que ponerse a buscar directivos, futbolistas o árbitros deshonestos manipulando resultados.

El periodismo también debería ser algo al respecto. Tenemos medios y periodistas a los que les gusta mucho el amarillismo, el escándalo y la crítica fácil,  pero que no realiza investigaciones verdaderamente reveladoras en temas tan espinosos como éste.

Algunos tienen años hablando de partidos arreglados entre “hermanos” y no han sido capaces de aportar una sola prueba. Tan malo es atentar sistemáticamente contra la credibilidad del deporte  como lo es creer que en él no hay seres humanos propensos a la trampa y que la corrupción no está a la vuelta de la esquina.     



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios