Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Jorge Witker.

Un poco de sensatez, ¿Será tan difícil?

Martes 19 de Marzo del 2013



De un lado y del otro.  Unos porque pretenden un hostigamiento que haga mella en líneas contrarias y que el agresivo ambiente ”meta un gol”, otros porque no parecen otorgar mérito futbolístico al enemigo, que parece estar condenado a ganar sólo si México hace las cosas muy mal.

Unos medios utilizan términos belicosos para “calentar” el partido; otros “ningunean” al rival subidos en esa prepotencia que tantos “amigos” le ha sembrado al futbol mexicano en la región.  

De repente el Honduras-México, allá y acá,  parece el juego del siglo, el partido de la vida, la “guerra futbolística” en la que se pone en juego la soberanía nacional.

No quiero ser aguafiestas, pero tanto “apasionado” tremendismo me causa algo parecido a una fastidiada flojera.

Hay tres puntos en juego, y poco más. México ya se dio el lujo de perder en San Pedro Sula una vez en los procesos eliminatorios para Francia 1998 y Corea-Japón 2002 y hasta dos veces en la etapa clasificatoria para Sudáfrica 2010, y de todos modos estuvo en la Copa del Mundo, lo que sólo en uno de esos procesos logró Honduras.

Cierto que el amargo empate en el Azteca ante Jamaica nadie lo tenía en el presupuesto y que una caída en Honduras podría poner en jaque la estabilidad anímica del equipo de José Manuel de la Torre.

No creo que perder en Honduras vaya a poner en duda la clasificación de México a  Brasil 2014, aunque no dudo que las exageraciones habituales en las que se envuelve ese lucrativo producto llamado Selección Nacional produzca notables barbaridades en los medios y el convencimiento de buena parte de la “afición mexicana” de que nuestros futbolistas son una sarta de divas y borrachos y que “El Chepo” no sirve como entrenador ni para reírse en promocionales de TV y anuncios comerciales.    

Me gustaría encontrar un poco más de equilibrio y sensatez, pero parece que esos valores periodísticos no dan rating.

Un poco de congruencia no nos vendría mal. Hoy, por ejemplo, leo algunos medios oportunistas que comparan la cotización de los jugadores de ambas selecciones y dan a entender que esa diferencia clara a favor de México implica una obligación de vencer con claridad a Honduras.

Lo curioso es que esos mismos “análisis” de pura lógica financiera luego no se utilizan cuando México se mide a selecciones integradas por futbolistas mejor cotizados,  ante los cuales se exige “dar el paso que falta”.

“Nos desgarramos las vestiduras” si el Tri no hace imponer su precio en oro ante equipos aparentemente inferiores, pero también hacemos drama si Argentina, con valores futbolísticos mejor cotizados, se impone a México.

Es decir, ¿el dinero pesa o no pesa?.  



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios