Desquitaron el sueldo

Sin ser un aficionado de los Tigres, les puedo decir que ayer me sentí aliviado por el resultado que sacaron en el Universitario ante los Tecos.

Sin ser un aficionado de los Tigres, les puedo decir que ayer me sentí aliviado por el resultado que sacaron en el Universitario ante los Tecos. Aunque el escandaloso triunfo de 5 a 0 lo obtuvieron contra el equipo más gris, aburrido y sin personalidad del futbol mexicano, genera ciertos aires de esperanza en los aficionados regios y cualquier seguidor del balompié nacional. Y es que se vuelve frustrante ver cómo temporada tras temporada la directiva de los felinos realiza inversiones importantes sin que éstas rindan frutos. Y no es que ya con ese resultado hayan salvado la temporada, ni mucho menos, pero al menos ofrecieron el espectáculo que la mejor afición de México se merece, hasta parece que los jugadores desquitaron el sueldo. En los últimos cinco años, los universitarios sólo han visitado la post-temporada en dos ocasiones quedándose ambas en cuartos de final, es decir ya es prolongado el tiempo en que no han estado ni cercanos a provocar una mínima alegría a sus seguidores. En estos últimos cinco años de pobres resultados, se estima que los Tigres han desembolsado alrededor de 45 millones de dólares para traer a grandes figuras del rectángulo verde, pero sobre todo para encontrar el técnico que logre conjuntar a las pseudo-estrellas que han pasado por las filas de los felinos. Ya desfilaron sin tener algún resultado decente entrenadores como Manuel Lapuente, Américo Gallego, Mario Carrillo y José Pekerman; ¿el Tuca Ferretti será el bueno? En fin, sin echar campanas al vuelo, ya que los del norte aún se encuentran muy lejos de la Liguilla, debo decir que me dio gusto ver que los Tigres obtuvieran el triunfo, pero sobre todo que convencieran en la cancha. Ya sabemos que en el futbol mexicano un resultado aparatoso no quiere decir nada, ni siquiera es un claro indicador de que un equipo es claramente superior al otro. Nuestro futbol es asombrosamente irregular, pero de los males el mejor, y por lo menos los regios salieron con una amplia sonrisa del estadio, ¿tendrán que seguir aferrándose a alegrías esporádicas o algún día podrán dar el siguiente paso? No quisiera ser tan negativo, pero tristemente en esta situación se encuentran muchos otros equipos o a poco tú seguidor Águila, Cementero o Monarca, ¿no te has sentido igual? Te invito a seguirme vía Twitter en @TonoEzquerra y discutir cuál debe ser la fórmula ideal entre inversión en jugadores, técnicos y directiva para convertir a un equipo mediocre en un conjunto exitoso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas