Jorge Borja Navarrete

El Club Universidad merece una renovación de fondo y no sólo por sus aficionados, sino por lo que representa.

Llega a la Presidencia del Patronato del Club Universidad para suceder en el cargo a Víctor Mahbub, quién entregó un Club (según él) con las arcas saneadas y dos títulos, jugadores vendidos a Europa y un jugoso contrato con Televisa a quien nunca pudo convencer para jugar de local en otro día y horario.

De bajo perfil, el primer error de Borja Navarrete fue cederle el mando único a Alberto García Aspe ex jugador universitario que trabajaba cómo analista en la tele, por el cual pasaron varios técnicos Del Olmo, Carrillo, Torres Servín, Patiño (20 minutos) al puro estilo de la Federación Mexicana de Fútbol.

No obstante de ser permisivo con todo lo anterior, la contratación de jugadores extranjeros que no funcionaron y otros del medio local que por unas o por otras no dieron el nivel esperado, además de la venta de futuras promesas en puestos clave.

Capítulo aparte merece la venta de Pumas Morelos, que mediante un convencimiento con supuestos “números” García Aspe convenció al ingeniero Borja para la venta del equipo que participaba en la Liga de Ascenso, en el cual se fogueaban varios jugadores con futuro para el primer equipo.

Escondido en un campo de golf y con un cargo público a cuestas, el ingeniero Jorge Borja Navarrete prescinde de los servicios de Alberto García Aspe, nombrando nuevamente a Mario Trejo, sí, el mismo al que había pedido su renuncia días después de haber tomado la Presidencia del Patronato Universitario.

Cuando todos pensábamos que el hombre fuerte en las decisiones del Club en la era Mahbub iba a continuar por el mismo sendero, el Doctor Trejo con un cambio de banda trae a José Luis Trejo, sin explicación alguna y contrario a su anterior gestión atiborraría al equipo de jugadores de edad, traería refuerzos del extranjero que no darían resultados y ante la dudosa contratación de un central tendría que renunciar nuevamente a su cargo.

De la mística universitaria (que alguien me diga cuál es) hoy no queda nada, de los valores del Club menos, tan sólo nos queda un Patronato que se quedó varado en 1954 sosteniendo y ratificando a un Presidente que sólo ha dado tumbos en sus decisiones al frente del Club.

Hoy los resultados están a la vista de todos, el Club merece una renovación de fondo y no sólo por sus aficionados sino porque representan a la Universidad más importante de Latinoamérica.

Nos vemos la próxima semana por aquí o en @kriki29.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas