Se le acabó el crédito a Tena

Luis Fernando jamás evolucionó después de la Medalla olímpica, se durmió en sus laureles, las pruebas están y si no me creen vean los planteamientos de Cruz Azul en las temporadas que él ha dirigido.

Cuando todos los mexicanos lloraban y se les enchinaba la piel al entonarse el Himno Nacional en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 al conseguir la histórica Medalla de Oro en fútbol ante Brasil, Luis Fernando Tena era entronizado en la cúspide de los Directores Técnicos Mexicanos.

De rebote y por antecedentes, Luis Fernando cómo auxiliar de José Manuel de la Torre fue el elegido para llevar las riendas de la Selección Olímpica en virtud de que la Federación Mexicana de Fútbol no quería exponer al "Chepo" ante un posible fracaso cómo le sucedió a Hugo Sánchez en el anterior Preolímpico (cómo olvidarlo) y ante el escepticismo de todos, Tena llevaría a aquel conjunto a ganarle a Brasil en el mítico Wembley.

Del fiasco de la eliminatoria rumbo a Brasil 2014 no vale la pena hablar, por consecuencia el "Chepo" y sus secuaces se quedarían sin trabajo, Tena recalaría por recomendación de quién maneja su destino y principal operador en La Noria, en el equipo en el que él, fue el último en alzar un título, Cruz Azul, como si los dos se necesitaran más que nunca, uno frente a la urgencia de obtener un título y el otro ávido de validar su crédito desde el "Olimpo" de entrenadores.

El fracaso no se haría esperar, acompañado de petardos en las contrataciones y la permisividad de Tena en que se los trajeran, al grado de declarar públicamente que él no había pedido a Aníbal Zurdo y no me alcanzarían los caracteres para enumerar la lista de “refuerzos” que han pasado por La Noria bajo su dirección.

Luis Fernando jamás evolucionó después de la Medalla olímpica, se durmió en sus laureles, las pruebas están y si no me creen vean los planteamientos de Cruz Azul en las temporadas que él ha dirigido, Tena se quedó en la época que con sólo hacer grupo o asados el equipo salía avante ante tal o cual situación, hoy el fútbol es más que eso y ya no basta con el buen rollo, si no pregúntenle a Daniel Guzmán, el fútbol ya está profesionalizado y como en cualquier carrera o trabajo te tienes que preparar todos los días y Tena no lo hizo, creyó que su crédito era infinito.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas