Malas decisiones

Con Tony, como lo conocen sus amigos, todo era miel, hasta que se fue de vacaciones según esto sin avisar, lo que hizo que el Señor Yon de Luisa enfureciera y que la relación con Peláez se rompiera.

Con Tony, como lo conocen sus amigos, todo era miel, hasta que se fue de vacaciones según esto sin avisar, lo que hizo que el Señor Yon de Luisa enfureciera y que la relación Ricardo Peláez – Antonio Mohamed se rompiera, a tal grado que ni salir campeón, ni el abrazo que se dieron en la final sirvió para que el “Turco” se quedara en Coapa. Después llegaría el hombre más deseado en el fútbol mexicano en ese tiempo, que negoció su llegada al América mucho antes de romper su relación con el León, me refiero a Gustavo Matosas, que como llegó se fue, entre otras muchas cosas por diferencias nuevamente con Ricardo Peláez.

Habría que encontrar otro técnico y por recomendación de Pepe Romano, trajeron a Nacho Ambriz, con el que había trabajado en San Luis, equipo al que volvieron más gris de lo que ya era, Ricardo salió ante los medios a defender su contratación, manifestando que él era el único responsable de cómo le iría a Ambriz al frente de las Águilas. Como era de esperarse, Nacho no funcionó en el América y las siete derrotas en el torneo Apertura 2015 lo comprueban, además de la eliminación en semifinales, el fracaso en el Mundial de Clubes y las múltiples faltas de disciplina, encabezadas por Rubens Sambueza (de quién considero no debieron renovarlo), todo esto solapado por Ignacio Ambriz y secundado por Ricardo Peláez, convirtiendo a uno de los equipos más importantes del continente en un equipo más.

De todo lo anterior, tenemos que sumarle que Emilio Azcárraga dejó de participar en una de las campañas de responsabilidad social más importantes de su empresa, como lo es el Teletón, para trasladarse a Japón para ver el juego del América vs Guanzhou de China, partido que perdió su equipo en el último minuto, en el cual las cámaras lo captaron abandonando el estadio con un semblante serio, pero esto no bastó para que Peláez, Romano y Ambriz dejaran su cargo, apostando por la continuidad, misma que al ratificar a Nacho para el clausura 2016, ahora sí Ricardo Peláez se acomodó la soga en el cuello, ya no hay más margen de error. Los cuestionamientos de la afición y de la prensa que no es de casa son demasiados, por lo cual América no tiene otra más que ser campeón, si no, veremos nuevamente a Peláez en los medios analizando partidos de fútbol, a Romano en algún otro proyecto de su patrón y a Ambriz de auxiliar o dirigiendo a un equipo chico.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas