Las dolorosas despedidas del deporte

El deporte americano rinde tributo a sus estrellas, cosa que no sucede en nuestro país.

El miércoles tuvimos el privilegio de presenciar el adiós de uno de los mejores basquetbolistas de la historia, Kobe Bryant, quien saltara de la preparatoria al profesionalismo para enrolarse con Los Lakers de Los Angeles de la NBA en los Estados Unidos, más que adiós, dichosos de presenciar su exitosa carrera de 20 años y solamente con un equipo.

Las últimas temporadas ya no fueron fáciles para Kobe, “The Black Mamba” fue presa de las lesiones, el hombro, la rodilla y el tendón de Aquiles, que ya no lo dejaron continuar. A eso le sumamos que los Lakers arrastraron pésimas temporadas, lo cual orilló a Kobe a tomar la decisión, que por más que parezca mala, sirve de alivio para despejar el tope salarial del equipo angelino para las próximas campañas. Nadie se esperaba que el último partido fuera de final de Hollywood, 60 puntos y una segunda mitad de ensueño para Kobe, cediéndole el trono al nuevo Rey del básquetbol Stephen Curry que ayer también rompió la marca de más partidos ganados de los Chicago Bulls de Jordan y compañía, además de anotar más de 400 tiros de 3 puntos en una sola campaña. Los gringos son los reyes del entretenimiento y saben construir historias a través de sus ídolos. Para ejemplos, la última temporada de Mariano Rivera con los Yankees o la de Derek Jeter dos símbolos del equipo de Nueva York.

El 2016 también se llevó a Peyton Manning y se llevará a David Ortiz, que deja el béisbol profesional con Boston más lo que se acumule, rindiendo el deporte americano un tributo a sus estrellas, cosa que no sucede en nuestro país y para muestra el supuesto homenaje que le realizaron en América a Cuauhtémoc Blanco que a su edad y fuera de forma, regresó al profesionalismo por una semana.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas