La clave está en el medio campo

Antes de la Final de la Champions, comentaba con mi amigo periodista Joel Aceves sobre las posibilidades de los dos equipos. Como mucha gente, yo consideraba que las lesiones le iban a pesar.

Antes de la Final de la Champions, comentaba con mi amigo periodista Joel Aceves sobre las posibilidades de los dos equipos. Como mucha gente, yo consideraba que las lesiones le iban a pesar demasiado al Barça y que el Manchester llegaba como el lógico favorito al partido. Yo esperaba que Joel coincidiera conmigo en el análisis, pero cuál sería mi sorpresa cuando me dijo “yo creo que va a ganar el Barça, porque la clave está en el medio campo”. Yo traté de contrarrestar sus argumentos y quedamos de comentar sobre el juego cuando terminara. Unas horas más tarde, por supuesto, no se olvidó de recordarme su pronóstico. “Cuando vi que el Manchester ponía a Anderson y Park para oponer a Iniesta y Xavi me quedó claro que no tenía ninguna oportunidad.” Toda la razón, y peor aún cuando Ferguson sacó al brasileño para poner a Tévez, porque eso liberó aún más espacios para los dos pequeños genios del Barça. “Los partidos se ganan en medio campo”, pensando en retrospectiva, esa es la razón principal por la que el Barcelona ha tenido esta gran temporada. Messi es un jugadorazo impresionante, Eto’o un goleador mortífero, pero los blaugrana tienen en Iniesta y Xavi a los dos mejores distribuidores del futbol actual y en Yaya Touré un portento físico en la recuperación del balón. Con eso en mente, vi el primer partido de la Final entre Pumas y Pachuca. En el primer tiempo me parece que Meza se equivocó al poner un 4-4-2 engañoso que se transformaba en 5-3-2 cuando el equipo tenía el balón. Su sistema dejó muchísimos espacios en mediocampo a los rápidos Íñiguez y Toledo, que entraron una y otra vez por las bandas. Así, no aprovechó la debilidad de la medular de los Pumas, que sin Leandro, ofrecía una buena oportunidad para que Torres y Correa, con su buena técnica, pudieran hacerse con el control del balón y, con él, del partido.

El “Ojitos” se dio cuenta y por eso sacó a Cárdenas y metió a Montes, con lo que transformó su táctica en un 4-4-2 rígido, así se apropió del dominio del juego y creó varias buenas oportunidades. Sin embargo, la situación cambió cuando Ferretti metió a Leandro. El naturalizado estaba fresco y, con su calidad y recorrido, volvió a inclinar el partido hacia Pumas, que estuvo a punto de anotar un segundo gol. Ahora, ¿cómo pinta el partido de vuelta en la Final? Como aficionado de Pumas, me gustaría pensar que tienen más posibilidades de ganar, pero analizando a ambos planteles creo que Pachuca lleva ventaja por la sencilla razón de que, tras el primer partido, Meza puede hacer ajustes tácticos mientras que, salvo el ingreso de Leandro, no siento que Ferreti tenga el plantel suficiente para modificar gran cosa. Pero, como bien decía Joel, “La clave está en el medio campo”, y dependerá de la visión del “Ojitos” Meza para superar un bloque puma que se ha visto muy sólido a lo largo del torneo. Si su técnico tiene la imaginación suficiente, el partido será de los Tuzos. Si no aprendió la lección de la ida, entonces Pumas se llevará el triunfo… y nada me gustaría más que eso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas