La gran oportunidad de 'Chepo'

Acaba de terminar la conferencia de prensa de presentación del "Chepo". Por lo que pude ver y leer (por obvias razones no estuve ahí), fue un trabajo bien hecho.

Acaba de terminar la conferencia de prensa de presentación del “Chepo”. Por lo que pude ver y leer (por obvias razones no estuve ahí), fue un trabajo bien hecho. Una presentación limpia, con objetivos claros y comunicación efectiva. Como debería de ser siempre. Arrancar con un buen pie era fundamental, sin errores ni metidas de pata (contemos la ridícula y falsa votación mexicana al Balón de Oro como la última del régimen anterior). El nuevo Cuerpo Técnico y Director de Selecciones Nacionales están ante la gran oportunidad de empezar desde cero. Proceso con proceso parecen repetirse los mismos errores, inicios ilusionantes, escándalos diversos y finales de telenovela. Ya lo dijo Albert Einstein, quien hace siempre lo mismo está condenado a cometer siempre los mismos errores. Por ello, me parece que es momento de pensar de una manera diferente. Tenemos un técnico joven, con una generación joven, y circunstancias poco comunes en el balompié nacional (la mitad del equipo jugando en Europa, una media de 24 años…), ¿Por qué no intentar algo distinto? Finalmente, ¿Qué tenemos que perder? Por supuesto, se preguntarán a qué me refiero. Es muy bueno puntualizar los problemas, pero es mejor ofrecer soluciones. Para ello, voy a poner un ejemplo. Cuando Pep Guardiola llegó al Barcelona, el equipo estaba en crisis total. Había cedido la liga a un Real Madrid bastante mediocre y el vestidor era un caos. Las estrellas se la pasaban de fiesta. Por más intentos que hacía el técnico, Frank Rijkaard, era incapaz de limitar las salidas nocturnas de sus estrellas, y los entrenamientos eran una especie de pachanga observada por miles de personas todos los días en el MiniEstadi, al lado del Camp Nou. ¿Cuál es la solución que viene a la mente cuando se habla de indisciplina? Pues más disciplina, ¿No? Pues no. Lo que hizo Guardiola fue totalmente lo contrario. Primero que nada, analizó a los incorregibles y los sacó del barco. Adiós Ronnie, adiós Deco (Gio se fue solo, nadie lo corrió, por si tenían la duda). Con el resto, aplicó el siguiente enfoque: “ustedes son jugadores profesionales y adultos, voy a darles la oportunidad de comportarse como tales”. Así, acabó con las concentraciones. Cada futbolista se responsabiliza de sus actos la noche antes de los partidos. También con las dietas y los almuerzos comunes. Hay guías de alimentación específica, pero los jugadores son responsables de lo que comen y dejan de comer. El MiniEstadi, que estaba al lado de una calle muy transitada, quedó para el filial. Pep se llevó al equipo a la nueva Ciudad Deportiva, lejos de las miradas indiscretas. Por sugerencia de Bielsa, Guardiola decidió no dar entrevistas individuales, pero extender las conferencias de prensa tanto como los medios quisieran. Así nadie se quejaría de trato preferencial. Quizá la prensa no lo ame, pero lo respeta. Contra lo que uno pudiera pensar, los jugadores, al ser tratados como profesionales, empezaron a comportarse como tales. Por supuesto influyó el hecho de que su técnico claramente sabía lo que hacía. Los entrenamientos del Barcelona son mucho más intensos que los de cualquier otro equipo en el mundo. También son más cortos. En consecuencia, el Barça juega más rápido que nadie. El respeto se construye y se gana, Guardiola consiguió las dos cosas en tiempo récord. El resultado lo conocemos todos. Obviamente no todo se puede aplicar en la Selección Mexicana. Hay situaciones específicas del medio nacional que lo impiden, pero rescato los conceptos de profesionalismo y respeto. Y también el hecho de que, al cambiar el entorno, cambian las actitudes. Una pequeña modificación puede dar grandes resultados. Hace unos meses hablé con el “Chepo” de la Torre y parecía estar en ese mismo canal. Me da mucha curiosidad ver qué piensa Héctor González Iñárritu al respecto, pero lo que dijo hoy tocó las fibras correctas. Ojalá que los dejen trabajar y que ellos no tengan miedo a innovar. Como ya lo dije antes, llevamos cinco Mundiales estancados en el mismo lugar, ¿Qué tenemos que perder? Como siempre, pueden seguirme en www.twitter.com/martindelp o leer mi blog, con textos de deportes y de otras cosas en www.martindelpalacio.com. Nos vemos por ahí o la próxima semana en este mismo espacio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas