Lo que me gustaría ver en TV

En las últimas semanas he visto algunos partidos transmitidos por la televisión mexicana. Hacía mucho que no sucedía y la experiencia me dejó con una sensación agridulce.

En las últimas semanas he visto algunos partidos transmitidos por la televisión mexicana. Hacía mucho que no sucedía y la experiencia me dejó con una sensación agridulce. Hay algunas cosas muy buenas, otras debatibles y algunas francamente desesperantes. Así, basándome en lo que he encontrado en otros países y sin dármelas de experto, se me ocurrió escribir este texto sobre lo que me gustaría ver en la TV mexicana. Hace varios años, cuando estudiaba la carrera, fui a uno de esos eventos organizados por Televisa, llamados Espacio. Todavía no sabía que quería ser periodista, pero mi afición por los deportes me llevó a inscribirme al concurso de cronistas (quedé tercero, pese a no haberlo hecho nunca, gracias a los consejos del Dr. Alfonso Morales, un tipazo) y a meterme a las mesas redondas donde participaban comentaristas de Televisa. En una de ellas, los ponentes eran Fernando Schwartz y Enrique Burak. Joven e idealista, formulé a ambos la misma pregunta: “¿creen que los periodistas deportivos tienen también la responsabilidad de educar a su audiencia?” Las respuestas fueron totalmente opuestas. Fernando consideraba que sí, absolutamente, y Enrique pensaba que, por el contrario, la televisión es sólo entretenimiento y la educación se debe obtener por otro lado. Con el paso de los años he perdido un poco mis afanes revolucionarios, pero sigo pensando como lo hacía entonces. El periodista no es un aficionado con micrófono. Se dedica tiempo completo a los deportes. Ha estudiado, practicado horas infinitas y tiene el roce constante con los protagonistas. Tiene, en suma, una responsabilidad de ayudar a quienes lo siguen a entender mejor lo que sucede a su alrededor. Eso no sucede en las narraciones mexicanas. Los comentaristas nunca explican los porqués de lo que sucede en el terreno, sino que se dedican a repetir lo que aparece en la imagen (como si no lo hubiéramos visto ya). Nunca hay alguien que explique cuál es la ventaja de la táctica de un equipo, o por qué un jugador determinado puede ser más útil que otro. Cumplen, en mi opinión, con la mitad del trabajo, que es acercar al espectador a la acción, pero no con la otra, que es la de interpretar lo que ven para facilitar la comprensión y el aprendizaje. Pongamos como ejemplo el México-Bosnia. Varias veces los narradores repitieron que los europeos venían sin titulares, pero ninguno se dio a la tarea de buscar cuántos y quiénes eran los que faltaban (eran sólo dos). Me encantaría ver, en esos casos, una nota previa con la alineación del equipo, sus puntos positivos y negativos, en lugar de las aburridísimas fichas bibliográficas sobre el país y sus habitantes. Y ni siquiera hace falta mucho trabajo. Toda la información está en Internet. Del mismo modo, sería bueno que los comentaristas hicieran un esfuerzo por enterarse de quiénes son los jugadores que no están en la liga mexicana. Algunos están empapados, pero está claro que otros no tienen idea, ni siquiera para los partidos de la Champions. En el México-Bosnia era angustiante escuchar sus esfuerzos por pronunciar bien los nombres de jugadores como Ibisevic y Misimovic, jugadores que llevan años en ligas europeas importantes. Lo mismo sucede con la tecnología en los partidos. Está claro que Televisa y TV Azteca tienen las mejores armas para impresionar en las transmisiones. El problema es que eso es todo lo que logran: que el espectador piense “uff, qué padre cámara”, y hasta ahí. La utilidad de la tecnología es directamente proporcional a lo que se pueda aprender de ella. Me encantaría saber cuántos pases completó un jugador determinado, cuántas barridas, qué espacio realmente recorrió, cómo le fue al disputar balones en su zona. Ver el segundo gol de México (de blooper) en la cámara phantom no siento que me aporte absolutamente nada. Sobre las mujeres en las narraciones. Me encantaría ver más, pero sin la etiqueta de “lo bello del futbol” o “el toque femenino”. No tengo duda que la idea es darles espacio, pero hacerlo de esa manera es simplemente reafirmar los estereotipos machistas de toda la vida. Si una mujer tiene el conocimiento para participar en una narración, debe hacerlo por completo, sin adjetivos y sin presentaciones especiales. Del mismo modo, ¿se tiene que gritar nada más porque sí? El futbol es pasión, y como tal, los comentaristas deben ser positivos y entusiastas. Pero de eso a dar alaridos desde el minuto 1, hay un mundo de diferencia. Y el problema es que esos gritos hacen que, cuando pasa algo realmente destacado, haga falta gritar al triple. Los aficionados no son tontos, y saben cuando el entusiasmo es real. El resto es sólo ruido. Debo reconocer que me gusta mucho la química entre Martinoli y Luis García. Se nota que saben, que se divierten y eso se transmite al espectador. Me gustaría que hubiera alguien que pusiera un contrapunto más periodístico, de mayor seriedad y análisis, pero es, de lejos, la mejor pareja en la narración mexicana, y una ventaja gigantesca sobre cualquier esfuerzo de Televisa, que gana sin duda en tecnología y calidad de imagen, pero pierde por goliza en imaginación. Obviamente hay muchas otras cosas qué comentar, pero no tengo más espacio y no quiero aburrir a nadie. En esencia me gustaría ver transmisiones más del estilo de las de la NFL en Estados Unidos. Con igual énfasis en entretener y explicar, con sentido del humor pero sin caer en el exceso (en los gritos o en los cómicos chocarreros); con comentaristas preparados y conocedores; con tecnología al servicio de la información y no al contrario. Y, sobre todo, con respeto a la inteligencia del televidente: la gente no sólo quiere pasar el rato, sino también entender más de su deporte favorito. El comentarista tiene todas las armas para hacer la experiencia de ver un partido realmente disfrutable. Es sólo cuestión de cambiar los paradigmas de siempre en la televisión. TV Azteca lo hizo con García y Martinoli, ¿por qué no intentar otras nuevas propuestas? Como siempre, si quieren escribirme pueden hacerlo al correo que aparece arriba o a www.twitter.com/martindelp. Y si quieren leer otros textos de futbol, análisis tácticos o historias de otros temas, pueden hacerlo en www.martindelpalacio.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas