A favor de la multipropiedad

Hoy, en vísperas del León-Pachuca, se han vuelto a levantar voces inconformes

Esta noche jugarán la final del futbol mexicano dos equipos del mismo dueño. No sucedía desde el famoso Verano 2002, en el que el América venció 3-0 al Necaxa para romper una sequía de 13 años sin títulos, un partido que sigue calentando la mente de los amantes de la conspiración, aunque no haya evidencia alguna de que las Águilas hubieran vencido de forma irregular.

Hoy, en vísperas del León-Pachuca, se han vuelto a levantar voces inconformes. Las más “sospechosistas” intuyen que Carlos Slim va a elegir al ganador del partido,  aunque no dan ningún parámetro por el cuál justificar esa decisión, mientras que la mayoría señala que, aunque no haya nada que ocultar en este juego, la multipropiedad es un cáncer del futbol mexicano, que debería erradicarse de inmediato.

En principio, tienen razón, que un dueño tenga más de una escuadra da lugar a las sospechas y crea ventajas injustas, como el hecho de que dichos equipos pueden pasarse jugadores con alegría y jolgorio, sin tener que gastar un centavo, como bien lo mencionaba hoy Roberto Velázquez en su columna en La Afición.

Sin embargo, como en casi todos los casos, la solución a un problema no es tan fácil como decidir que algo está mal y que debe ser eliminado de inmediato. De hecho, erradicar la multipropiedad en México tendría consecuencias que, en el largo plazo, afectarían de forma severa el nivel general de la Liga MX.

Pese a las quejas constantes de que nuestro campeonato no tiene nivel, que los partidos son aburridos, que los jugadores son conformistas y varios "blablablás", lo cierto es que la Liga MX sigue siendo de lo mejor del continente. Muchos de los mejores jugadores sudamericanos que no encuentran cabida en Europa van a parar a tierras mexicanas y las instalaciones de los equipos son de primer mundo.

La razón es que, en México, la mayor parte de los clubes son propiedad de grandes empresas, capaces de hacer inversiones millonarias para reforzar sus planteles y obtener buenos resultados. El problema es que esos grupos empresariales no son ilimitados y las pocas escuadras que no son de su propiedad sufren para mantener el mismo nivel, comprar futbolistas de calidad e incluso pagarles. De hecho, el último equipo en ganar un título siendo propiedad de una sola persona fue el Atlante en 2007, y tampoco es que en Grupo Pegaso se mueran de hambre.

Si de pronto se desapareciera la multipropiedad, quedarían incluso más clubes en esta situación, y por elemental lógica, tendrían que comprar peores futbolistas lo que, en consecuencia, bajaría el nivel general de la Liga MX. En resumen, nuestro campeonato sería aún más mediocre, sus partidos aún más aburridos y sus futbolistas más malos.

Está entonces claro que, en las condiciones actuales, no se puede mantener una liga de 18 equipos, con un dueño por club, esperando que la calidad no sufra un descenso importante. ¿Qué soluciones habría entonces para cambiar dichas circunstancias y alinearse a lo que sucede en otras partes del mundo?

La verdad, no demasiadas. Se podrían reducir equipos, como propuse hace algunas columnas, el problema es que al hacerlo se desaparecen puestos de trabajo y se atenta contra el negocio de las televisoras, por lo que, en esencia, no va a pasar. Otra es aplicar un tope salarial para permitir que más empresarios puedan entrarle al negocio, pero eso disminuiría la calidad de los jugadores que llegan al torneo. Y hasta ahí llegamos.

Como ven, la cosa no está tan fácil. En teoría la multipropiedad es un problema para el que hay que encontrar alternativas. En la práctica, es una de las bases que permite que la Liga MX mantenga un nivel más o menos razonable y se mantenga como una de las mejores de América. Y hasta que no se nos ocurra una alternativa mejor, habrá que tragarnos nuestras sospechas (hasta ahora, nunca confirmadas) y mantener las cosas como están.

Si se les ocurre una alternativa viable o simplemente quieren comentar algo sobre el tema, los invito a que lo hagan en el mail de arriba, la sección de abajo o en www.twitter.com/martindelp

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas