León y la caída del nivel de la Liga MX

Este lunes, el León llegaba al Camp Nou en condiciones asombrosamente similares. Bicampeón del futbol mexicano. Con un equipo sin grandes estrellas pero muy bien conjuntado y en gran momento.

Hace 10 años, los Pumas fueron al Santiago Bernabéu a disputar el trofeo del mismo nombre al Real Madrid de los "Galácticos". Los universitarios no habían ganado aún el Bicampeonato de la Liga mexicana pero lo harían unos meses más tarde y llegaban con un equipo sin grandes estrellas pero muy bien conjuntado y en un gran momento de forma. La historia la conocemos bastante bien. Con un golazo de Israel Castro, los auriazules derrotaron a los “Merengues” para eterna alegría de Hugo Sánchez. Además, sus dirigidos jugaron de igual a igual a ese famoso Madrid, cuyas estrellas disputaron por lo menos 45 minutos del partido, y nunca estuvieron cómodas en la cancha. Este lunes, el León llegaba al Camp Nou en condiciones asombrosamente similares. Bicampeón del futbol mexicano. Con un equipo sin grandes estrellas pero muy bien conjuntado y en gran momento. Iba a la cancha del Barcelona, uno de los grandes equipos de Europa, a disputar el trofeo representativo del club, el Joan Gamper.

La diferencia no pudo ser más clara. No habían transcurrido 12 minutos y los blaugrana ya ganaban el partido 2-0, para el comienzo del segundo tiempo ya habían duplicado la ventaja, y el 6-0 final se quedó corto para explicar la diferencia entre ambos equipos. Diez años, situaciones muy similares para equipos mexicanos, actuaciones contrastantes. Cuando lo comenté en Twitter, varias personas señalaron que la razón era porque el futbol mexicano ha disminuido notablemente de nivel en la última década. Y me pareció interesante tratar de analizar algunas razones por las que podría o no ser cierto. Más allá de que, finalmente, la comparación original parte de dos encuentros amistosos, el argumento más claro para suponer una baja de calidad está en los pobres resultados recientes de los equipos mexicanos en la Copa Libertadores y Mundial de Clubes. Dos años después de aquel triunfo de Pumas en Madrid, Chivas llegó a la final del torneo continental y en 2000 Necaxa quedó tercero en el Mundial de Clubes empatando con  Real Madrid y Manchester United. Sin embargo, hay contrapuntos a esos resultados. El Guadalajara también alcanzó la Final del torneo continental en 2010, y el Monterrey también quedó en tercer lugar en la edición de 2012. Además, desde hace unos años, México no envía a sus mejores representantes a la Copa Libertadores, que por los largos viajes y la mala calendarización ha dejado de ser prioridad alguna para los clubes de nuestro país.

Además, hay otro indicador interesante para medir la diferencia de calidad en nuestra liga de una década (o más bien ocho años) a la fecha. 30 futbolistas de la Liga MX participaron en el Mundial de Brasil 2014, mientras que 32 lo hicieron en Alemania 2006.  Y eso sin tomar en cuenta que en aquel entonces 19 de los 23 jugadores del Tri jugaban en equipos locales, contra 15 de esta ocasión. Como ven, hay argumentos a favor y en contra sobre el posible bajón de nivel de nuestra liga, pero me gustaría agregar algo más, en una escala un poco más grande. El año pasado, el Santos de Brasil vino a jugar este mismo Trofeo a Barcelona y perdió 7-0. Unos meses más tarde, el Campeón de la Libertadores, el Atlético Mineiro, con todo y Ronaldinho, fue humillado por el campeón de Marruecos en el Mundial de Clubes. Me parece que más que señalar solamente a la Liga MX, habría que pensar en que la diferencia entre los clubes europeos y latinoamericanos ha aumentado de forma considerable. Apenas en 1999 RiverPlate tenía un equipo increíble, con Francescoli, Saviola, Aimar y compañía. El Boca Juniors que venció a Cruz Azul en la Final de la Libertadores no se quedaba atrás, con Riquelme, Palermo, Córdoba  y los hermanos Barros Schelotto. No hay comparación alguna con el San Lorenzo actual, Campeón de una Libertadores bastante flojita. Me parece que más que lamentar la suerte de nuestro torneo, tenemos que pensar en cómo exportar más jugadores a Europa, porque el futbol de verdadero nivel se juega ahí. Las goleadas actuales son más bien normales, y no dejarán de suceder, aunque no habrá que perder la esperanza de que, alguna vez, otro equipo mexicano pueda ganar a un grande europeo y a los equivalentes de Zidane, Figo, Ronaldo, aunque sea sólo en un Trofeo amistoso. Como siempre, los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo y en @martindelp.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas