México, tierra de mediocres

Contestemos este cuestionario, sólo por diversión.

Contestemos este cuestionario, sólo por diversión.

¿Te dedicas a lo que siempre quisiste?

¿Trabajas en la empresa más importante del mundo en tu ramo?

¿Eres de los 20 trabajadores más importantes de dicha empresa?

¿Trabajaste en otra de las empresas más importantes del mundo en el pasado?

¿Eres uno de los 23 profesionales más calificados de tu país en tu ramo, y uno de los 4 en tu área de especialidad?

¿Tienes un salario que te permite vivir como quieras, comer donde quieras, ir de vacaciones al destino que quieras?

¿Ese salario lo conseguiste por tu propio trabajo y no porque tu papá te puso a manejar una de sus empresas o conseguiste un cochupo en el gobierno?

¿Millones de desconocidos saben tu nombre y siguen lo que sucede en tu vida?

¿Adonde quiera que vas, la gente quiere tomarse fotos contigo y te pide autógrafos?

¿Las empresas más importantes del mundo te buscan para que seas la cara de sus productos?

¿Tu cuenta de Twitter tiene cuatro millones de seguidores?

¿En el área a la que te dedicas, tu país puede presumir estar entre los 15 mejores del mundo por los últimos 20 años y entre los 10 mejores en el último estudio?

Déjame ahora analizar tus resultados. Si alguna de tus respuestas a este cuestionario fue "no", lamento decirte que eres un mediocre. Si tuviste entre 2 y 6 "no", entonces eres muy mediocre. Si tuviste entre 7 y 10 "no", entonces eres supermediocre. Y ya entrados en materia, si tuviste 11 o 12 "no", no eres mediocre, eres infame, un troncazo, un bulto total. Y si no estás de acuerdo, eres un inflado.

Tengo la impresión de que muchas personas en México responderán no a varias de esas preguntas. Entonces, supongo, eso nos convierte en una tierra de mediocres, el epicentro de la mediocridad...

A no ser, por supuesto, que tengamos razón quienes creemos que Javier Hernández, que puede responder sí a todas esas preguntas, es todo menos mediocre. Entonces nuestra visión de nosotros mismos y nuestro país toma otro cariz. Cuestión de enfoques, supongo.

Como siempre, los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo y en @martindelp.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas