Carta a Carlos Vela

Primero que nada, déjame darte la bienvenida a la Selección Nacional.

Estimado Carlos, Primero que nada, déjame darte la bienvenida a la Selección Nacional. Como aficionado agradezco que se haya terminado esta telenovela, que duró más de dos años, y que lo haya hecho con un aparente final feliz. Tu regreso cierra uno de los episodios más incomprensibles en la historia del futbol mexicano y, aunque sólo sea por eso, podemos darnos por satisfechos. Por supuesto, la mayor alegría no es simplemente pasar la página, sino verte al fin portar la camiseta verde con el número 11. No es ningún secreto que durante este periodo fui uno de los principales promotores de tu regreso. Incluso creé una campaña en redes sociales –tan absurda como divertida- en la que participaron cientos de personas –y alguna que otra celebridad- para verte de nuevo con el Tri. Lo hice porque, a diferencia de algunos otros periodistas y aficionados, he tenido la suerte de verte semana a semana con la Real Sociedad. Mi aprecio por tu forma de juego no tiene nada que ver con una relación personal, que es ahora casi inexistente, sino con lo que has desplegado en la cancha en España. Considero que eres el mejor jugador mexicano de los últimos años, y el mejor delantero desde Hugo Sánchez. Que no defendieras los colores de tu equipo nacional me parecía una aberración y una lástima. Me gustaría que aclararas las causas de la separación. Que pusieras punto final a las especulaciones y que explicaras a la gente que te sigue por qué no estuviste con el Tri en estos años. Créeme que los aficionados entenderán esas razones aunque, por supuesto, no las compartirán. Hace unos días, César Luis Menotti afirmó que contigo México podría haber llegado a la final de Brasil 2014. Yo no sé si es para tanto pero sé que si hubieras estado en la cancha ese día infernal en Fortaleza, no estaríamos llorando por un penal que no era. Más allá de conocer o no las causas del rompimiento, me parece que es momento de pasar la página. De las dos partes. Sé que no llegas con el máximo entusiasmo al equipo en este momento, pero ahora que estás de regreso, debe ser definitivo. Basta de dudas y evasivas. México te necesita y tienes que ser capaz de comportarte a la altura. Tu espacio en la historia depende de ello. Quizá ahora no te importe, pero cuando te hayas retirado y mires hacia atrás en tu carrera, sin duda, te entrará el remordimiento de no haber podido dar el máximo con tu selección. Estoy consciente de que vas a llegar con una gran presión encima. Muchos aficionados y periodistas aún no perdonan que no hayas estado en el Mundial, y que hayas rechazado tantas veces los llamados. Pero el futbol tiene la memoria muy corta. Te aseguro que con un gol a Holanda, alguna asistencia, o incluso un destello de calidad como los que muestras en San Sebastián semana a semana, la afición se va a volcar de tu lado. Depende de ti. Llegas a un equipo con un vestidor muy sano que, pese a todo, te recibirá con los brazos abiertos. Ahí están tus camaradas de mil batallas, Giovani dos Santos, Héctor Moreno y Javier Hernández. Otros futbolistas que se han ganado su lugar con esfuerzo, como Miguel Layún y el "Gallito" Vázquez. Y una generación joven que tiene hambre de trascender y que busca un líder. Sería espectacular pasar a la historia como la punta de lanza que permitió a la selección llegar a alturas insospechadas ¿no te parece? Porque, a final de cuentas, me parece que lo más importante es que entiendas que estás en una posición que todos los mexicanos envidiamos. Ser un futbolista talentoso, que vive en Europa, se codea con los mejores del mundo y vive haciendo lo que le gusta. Es una vida espectacular, pero es la de una persona pública, un referente, y eso conlleva aguantar algunas incomodidades y asumir algunas responsabilidades. En este momento tan complicado para el país, los mexicanos buscamos algún consuelo, aunque sea una distracción que nos diga que no todo está perdido, que aún podemos ser capaces de divertirnos y tener esperanza en el futuro. Tú tienes el talento y la posibilidad de hacer un poco más felices a millones de personas. Es momento de ponerte la camiseta y luchar desde tu trinchera. El país te lo agradecerá. Como siempre, los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo y en www.twitter.com/martindelp.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas