Jiménez se olvidó de ser futbolista

En la actualidad, el jugador vive en una burbuja, sumamente alejados de la realidad.

En la actualidad el futbolista está acostumbrado a que le hagan todo. Prácticamente viven en una burbuja, sumamente alejados de la realidad. Todo está en manos de su representante y de las marcas que lo patrocinan, los jugadores se dedican a jugar y nada más.

Si son internacionales, están preocupados por los premios, por lo largos que serán los viajes y por cuantos días de vacaciones van a tener. El hambre de trascender quedó a un lado en muchos casos, no en todos.

El lunes en Noticas MVS con Alejandro Cacho, durante la sección de deportes que yo llevo, vivimos un momento diferente. En la línea telefónica teníamos a Raúl Jiménez, futbolista del Benfica, que lanzó un titular que me llamó especialmente la atención: “Me le adelanté a la FMF y ya conseguí el permiso del Benfica para ir a los Juegos Olímpicos”. Mucho que reflexionar.

Lo natural basándonos en el futbol actual, sería que un jugador como Raúl Jiménez, no se tome la molestia de hablar con nadie. Que si Raúl Gutiérrez lo quiere para Rio, que la FMF haga lo que tenga que hacer y ya luego veremos si se consigue o no el permiso.

Pero Jiménez me ha demostrado ser un futbolista diferente a la actualidad. Con ganas y deseos de jugarlo todo y sobre todo con la ilusión de hacer cosas para que eso pase. Raúl se metió a la oficina de su director deportivo, Rui Costa, y consiguió el permiso para estar en Rio 2016.

Ya con el permiso en la bolsa, Jiménez le habló a Juan Carlos Osorio y le comentó sus intenciones de disputar las dos competiciones, Copa América y Juegos Olímpicos. Osorio le agradeció la honestidad y le dijo que contaba con él para Copa América. Después de eso, el celular del mexicano llamó al Potro Gutiérrez y le dijo: “Profe, me pongo a su disposición, estoy trabajando para estar en los Juegos Olímpicos, me hace mucha ilusión estar y creo que puedo marcar la diferencia. Ojalá me pueda dar la oportunidad”, el Potro, sorprendido, le agradeció la llamada y le dijo que el permiso de su club era importante, especialmente con los futbolistas que juegan en Europa, a lo que Raúl contestó: “Me adelanté a eso y ya conseguí el permiso de mi equipo”.

Al día siguiente de esa conversación con sus técnicos, se da la entrevista en donde Jiménez aceptó públicamente que tiene permiso para estar y que depende de que lo quieran o no llamar.

Si yo fuera Raúl Gutiérrez, hoy mismo anunciaría a Raúl Jiménez como el primer refuerzo para los Juegos Olímpicos. Un torneo que me queda claro están menospreciando varios de los futbolistas mayores y en la cual un tipo que está sumando minutos y goles en una liga como la de Portugal, se muere por estar.

Aquí hay que morir con los nuestros, con gente que se atreve a hacer todo lo posible por defender a su selección y a sacrificar vacaciones si es necesario.

Creo firmemente que todo lo que está haciendo Raúl para estar en los Olímpicos va llamando poderosamente la atención del Potro, que sabe que futbolistas así, siempre ayudan más de la cuenta.

Jiménez pelea una plaza con Oribe Peralta y no será una decisión fácil para ningún técnico, pero que Raúl ha ganado puntos con sus últimas actuaciones dentro y sobretodo fuera del campo, estoy seguro.

Vámonos, que la pasen bien.

@NicolasRomay

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas