Incoherencias 2011

Nuevamente la Federación de Historia y Estadística del Futbol coloca al Monterrey a la cabeza del futbol mexicano, esta vez con la etiqueta de ser el mejor club del país en el 2010.

Nuevamente la Federación de Historia y Estadística del Futbol coloca al Monterrey a la cabeza del futbol mexicano, esta vez con la etiqueta de ser el mejor club del país en el 2010. Como dije en una columna anterior, yo mantengo mis reservas sobre la precisión que maneja este ranking, que sin embargo, es de lo más prestigiado que existe en el planeta. Con los sabidos cuestionamientos a sus criterios, esta vez la muestra parece aludir a la justicia, viendo a los regios Superlíderes en el primer semestre del año, campeones en el segundo, ganadores del Interliga, y líderes en su participación en la Copa de Campeones de Concacaf. Hasta aquí todo claro y sin mayores polémicas. Pero después viene un terreno escabroso que no termina por ser coherente para nuestro balompié. Monterrey, en medio de su gran momento deportivo, no tiene un solo jugador en la Selección Mexicana. Con excepción de tres partidos amistosos, fue ignorado por Javier Aguirre previo al Mundial y hasta en la época post “Vasco” donde no se jugaba nada. Ni por accidente se convocó a uno de sus elementos con Enrique Meza ni Efraín Flores, aún y cuando el duelo ante Colombia fue en la misma sede regiomontana. Si esto pasara en otro país, nos parecería muy extraño. Haciendo un ejercicio de sentido común, muchos clubes campeones son la base de las Selecciones de sus países. Sobran ejemplos en todo el orbe. También existen otros casos donde el monarca tiene una mínima representación. Pero ya que ninguno de los futbolistas del mejor equipo del país alcance un lugar en una lista de veintitantos, suena más que sorprendente. Quizá podría decirse que lo mejor de los Rayados son los extranjeros, y ésa sería una buena teoría, aunque inválida para mí. Quizá se quiera justificar con que ya hubo un coqueteo con su técnico Vucetich y que al final rechazó la Selección, pero ése es otro renglón. Repito, no hay un solo campeón mexicano en el equipo nacional mexicano. Concéntrese en el número. Cero, en una lista de veintitantos. No parece saludable.

Y como si la ilógica no bastara, el Monterrey arrasa en las nominaciones a los balones de Oro que organiza la misma Femexfut por segunda vez en 13 meses. Algo aquí no encaja. Inicia un nuevo proceso Tricolor y el Monterrey debiera ser tomado en cuenta, no sólo por el gran momento que atraviesa, sino también por ser la época en la que un nuevo entrenador muestra mayor diplomacia a sus llamados. Y ojalá, por el bien de la coherencia, que esta vez no se le margine y se entierren suspicacias que no le convienen a nadie. Por lo pronto se viene la fecha 2 del campeonato, y estos mismos Rayados homenajeados internacionalmente deberán volver a su nivel ante Estudiantes, una prueba para ver si ya despertaron después del título de diciembre. En un futbol calificado de inconsistente, mi gran inquietud para esta cartelera es cuántos de los seis equipos que ganaron en la fecha 1 repetirán en la victoria este fin de semana. Yo de entrada apostaría sólo por Santos y Cruz Azul. Como siempre estoy a sus órdenes en el correo ovelazquez@mediotiempo.com, y desde esta semana en la cuenta de twitter @oscaradrian_vzz, que está lista para recibir sus opiniones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas